El fuerte ritmo de crecimiento del comercio electrónico es uno de los principales motores de cambio en el comercio en tienda física, que busca adaptarse con rapidez a los nuevos hábitos de compra.

En este sentido, a juicio de Savills Aguirre Newman, las marcas buscan la complementariedad entre ambos canales potenciando la omnicanalidad y su estrategia de expansión se centra en la búsqueda prioritaria de locales en zonas muy comerciales en los que generar experiencias de compra.

En este proceso, el formato que parece encajar más con esta estrategia es el de ‘flagship Store’, en el que las marcas empiezan a incorporar nuevas tecnologías, como probadores digitales, realidad aumentada, escaparates y paneles digitales, o pago móvil, entre otras.

Así mismo, también empiezan a verse nuevas tendencias en el sector como la apertura de tiendas en locales de calle de operadores tradicionales de parques comerciales, un aumento de las mega stores en zonas high street, la apertura de locales en calle en los principales ejes comerciales por parte de empresas que se dedican en exclusiva al comercio electrónico y la entrada en este mercado de operadores tecnológicos.

La escasez de locales en zonas prime condiciona la inversión

Savills Aguirre Newman calcula que el volumen de inversión en locales en los principales ejes comerciales de España ha alcanzado los 700 millones de euros en los seis primeros meses del año, mientras que en 2017 este segmento estuvo muy condicionado por la escasez de locales en venta en comparación con la elevada presión de la demanda de inversores, tanto institucionales como privados, con un volumen de inversión de 500 millones de euros, un 36% por debajo del registro de 2016.

El informe de Savills Aguirre Newman indica que las zonas prime de ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga, Bilbao, Valencia y Sevilla siguen siendo las zonas más demandadas por parte de los inversores, tanto en locales en alquiler como también en activos vacíos o edificios con necesidad de gestión y con un fuerte componente comercial.

La consultora cree que la escasez de locales en rentabilidad seguirá desplazando en lo que queda de año el interés inversor hacia operaciones de valor añadido, como la compra de locales vacíos o de inmuebles con posibilidad de cambio de uso, siempre en zonas muy comerciales.