España es el séptimo país de Europa con el gasóleo más barato.

La electrificación y el uso de los combustibles alternativos cambiarán el modelo de negocio de las estaciones de servicio.

En la próxima década, las estaciones de servicio tendrán que responder a las necesidades que van a plantear nuevas formas de movilidad, como vehículos eléctricos, híbridos, autónomos y compartidos, según el informe ‘Energy Journal’ de Oliver Wyman dado a conocer esta misma semana.

El trabajo estima que se están desarrollando distintos procesos disruptivos que están modificando la relación gasolinera-cliente-automóvil y, por tanto, el modelo de negocio de las estaciones de servicio tenderá a adaptarse a esta nueva realidad.

En este sentido, la demanda de gasolina ha comenzado a ralentizarse en las economías más maduras y se prevé que esta tendencia continúe, con lo que, en este contexto, el conductor pasará a un segundo plano, mientras que gasolineras y automóviles se comunicarán entre sí para seleccionar el combustible preferido del conductor, repostar sin que este se involucre en el proceso y gestionar el pago vía apps integradas en los respectivos sistemas. 

future-gas-stations_infografia_slide_0

Las gasolineras del futuro no solo servirán para repostar combustible.

Así pues, las estaciones de servicio se convertirán en grandes centros logísticos de gestión de pedidos on-line y puntos de conveniencia para recoger los pedidos que previamente han sido entregados en la estación por un dron, con lo que para 2035 la hora punta de actividad en una estación de servicio será de madrugada, cuando los vehículos autónomos acudan a repostar de forma automática para estar preparados para los trayectos previstos por los conductores al día siguiente.

Por otra parte, a medida que los servicios de car-sharing se expandan, las estaciones de servicio podrían convertirse en lugares a los que acudir para dejar o coger estos vehículos toda vez que, según adelanta el estudio, para 2022 los coches estén equipados con suficiente conectividad para decidir dónde repostar y efectuar los pagos directamente.