La eliminación del papel en la información asociada al transporte de carga aérea es ya una realidad a nivel global, al haber pasado en apenas un lustro de un índice de penetración, es decir, el número de envíos que se realizan por este método sobre el total, del 1,2% en 2010 al 24,9% en 2014, creciendo incluso 2,9 puntos por encima del objetivo marcado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

Sin embargo, desde la misma asociación se muestran aún más ambiciosos para los próximos años, augurando una carga aérea sin papeles para el 45% de las operaciones internacionales a finales del 2015, que asciende al 80% para el año 2016 y al 90% para el horizonte de 2017, unos registros que no sólo promueven para la media global si no también para que cada país los alcance de un modo particular.

Estas previsiones han sido analizadas por Francisco Rizzuto, director de Carga de IATA para el Oeste de Europa, durante la mesa redonda que ha organizado el Foro MadCargo en Madrid, este viernes 22 de mayo, en la que también han estado presentes el operador IAG Cargo y el transitario Cacesa.

Durante la misma se ha explicado que, frente al débil crecimiento del eFreight para el transporte aéreo en general, el sector de la carga aérea viene desarrollando durante los últimos años la iniciativa e-AWB (e-Air Waybill), exclusiva para el transporte de carga, siendo esta la que se está implantando con una gran aceptación por parte de las operadores y transitarios, duplicando su crecimiento anualmente y aumentando a un ritmo del 2% mensual en lo que va de 2015.

Como prueba de ello basta señalar que dicha penetración se ha cuadriplicado en poco más de un año en las Américas, casi triplicado en África y Europa y duplicado en Asia, tanto en el norte como en el Pacífico.

Barreras e impulsores

No obstante, los objetivos marcados por IATA, aunque factibles, encuentran también barreras que pueden obstaculizar su consecución. Así, por un lado, es difícil lograr una aceptación estándar por parte de las aduanas entre países, o incluso entre aeropuertos del mismo país, cuestiones que frenan en gran medida el crecimiento en algunas regiones, especialmente en Europa, donde actualmente el índice de penetración se sitúa en el 16%.

Del mismo modo, los costes de implantar el e-AWD podría suponer un impedimento para los transitarios y operadores de segundo nivel dispuestos a eliminar el papel de estas operaciones.

Con el fin de eliminar estas barreras, desde el organismo internacional, por un lado, se han constituído grupos de trabajo formados por operadores, transitarios y proveedores de tecnología para facilitar el acceso a empresas de menor tamaño, mientras que en el ámbito institucional también se anima a todos los países a minimizar las restricciones y los problemas administrativos en las aduanas.

En esta línea se sitúa el acuerdo multilateral de 2013, por el que cualquier operador y agente que firme el convenio lo firma a su vez con el resto de actores adheridos al mismo y, a partir de ahí, el organismo internacional se encarga de establecer los estándares y gestionar el transporte sin papeles.

El papel del operador

Pero si hay algo que resulta vital para la implantación definitiva del e-AWB es que el principal operador del mismo muestre un claro compromiso con esta iniciativa.

Esto es, sin ir más lejos, lo que ha sucedido en el aeropuerto de Madrid que, de la mano de IAG Cargo, se ha convertido en el ejemplo a seguir para el resto de aeropuertos europeos. Cabe destacar que de los 50 aeropuertos internacionales con más potencial en este ámbito, para los que IATA espera una penetración en 2015 del 55%, el de Barajas es el único español y uno de los 10 europeos de la lista.

Los beneficios para el operador han sido explicados en la mesa redonda por Angel Cabeza, quien está al frente del departamento de IT de IAG Cargo, que ha destacado como principal baza la reducción prácticamente a cero de los errores en los procesos de información, además de los beneficios medioambientales que el menor consumo de papel conlleva.

Así, el compromiso «al 100%» de la aerolínea con el e-AWB les ha llevado también a crear una plataforma por la que transitarios de menor tamaño pueden dejar en sus manos los procesos de documentación electrónica, con el fin de que los agentes puedan realizar en la misma el mayor número de acciones posibles.

De hecho, una plataforma ‘Cloud’ con un servicio público y gratuito para los transitarios y operadores, sería el objetivo último de IATA en lo que a la documentación sin papeles en la carga aérea se refiere, si bien esta deberá llegar a largo plazo ya que reconocen que es inviable actualmente.