Mahou San Miguel apuesta por la sostenibilidad.

Mahou San Miguel apuesta por la sostenibilidad.

Si algo pone de manifiesto el ‘Informe del Observatorio de Eficiencia Energética’, publicado recientemente por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, es que la reducción de la huella ambiental no tiene que estar ligada necesariamente a un mayor coste para las empresas que apuestan por la sostenibilidad.

Entre otras buenas prácticas, el documento recoge el eco-packaging de Mahou San Miguel, con el que la compañía optimiza los envases y embalajes de sus productos logrando ahorros económicos y energéticos y generando menos residuos y emisiones.

En el marco de la estrategia sostenible de la compañía, que además está inscrita en el Registro de Huella de Carbono del Magrama, existe un grupo de trabajo interdisciplinar desde el año 2009 cuyo cometido es reducir la cantidad y el peso de los elementos que componen el packaging de los productos, en colaboración con los proveedores de envases y embalajes.

La principal actividad del grupo, que se reúne seis veces al año, es la detección de las posibles mejoras en packaging de las referencias propias existentes en el mercado, analizando la factibilidad de las mismas y contrastando todos los posibles efectos derivados de una eventual aplicación de esos cambios.

Así, aunque la mayor parte de los materiales utilizados en la producción se reciclan o son reutilizados, siempre se consiguen nuevas medidas que reducen el impacto en el uso de los recursos naturales necesarios para fabricar los envases y embalajes, así como la potencial cantidad de residuos a vertedero.

Ahorro medioambiental y económico

Estas reducciones han supuesto una mejora ambiental directa, reduciendo el consumo energético un 2.800.000 Kw/h/año, así como las emisiones de CO2 en 566 tn y la generación de residuos, ahorrándose 1.600 tn de cartón, 361 tn de polietileno y 243 tn de plástico PET.

Además, también se ha conseguido un ahorro económico de 11 millones de euros, así como resultados intangibles, como el impulso de la eficiencia y sostenibilidad de la cadena de suministro o el refuerzo de las relaciones con los proveedores y clientes, cada vez más preocupados por la protección del medioambiente.