En el medio aéreo parece que se desarrollan las propuestas más innovadoras y a largo plazo para que la logística de un salto de gigante en lo que respecta a velocidad en el movimiento de mercancías, así como en el desplazamiento de grandes volúmenes.

En este sentido, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha anunciado que analizará, como parte de su programa ‘Vanguard’, la viabilidad y utilidad del uso de grandes cohetes comerciales para logística, principalmente, en el ámbito militar, con el nombre de ‘Rocket Cargo’ para el proyecto.

Así mismo, el Ejército del Aire estadounidense estudiará la capacidad de aterrizar un cohete para carga en una amplia gama de superficies y, al mismo tiempo, diseñarán muelles de carga y sistemas de carga y descarga rápida.

De igual modo, también se analizará la posibilidad de contar con un sistema de fraccionamiento de la carga durante el vuelo en las capas altas de la atmósfera para distribuirla a aquellos lugares en que no sea posible un aterrizaje seguro.

Con este proyecto, los Estados Unidos quieren contar con un sistema que le permita un despliegue táctico de material a gran velocidad en cualquier lugar del planeta.

La idea supone un salto revolucionario en cuanto a velocidad y capacidad de transporte, aunque no se trata de un concepto nuevo.

Sin embargo, los costes que tenía el uso de cohetes para la logística, así como su reducida capacidad de carga útil los hacía inviables hasta la fecha, pero ahora empresas privadas están llevando a cabo desarrollos que permiten el uso de cohetes reutilizables que aterrizan de manera segura en la tierra, con lo que se aumenta su capacidad de carga y se reducen drásticamente los costes de lanzamiento.

Con este proyecto, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se plente invertir principalmente en la tecnología necesaria para adaptar rápidamente la capacidad a las misiones logísticas del Departamento de Defensa y luego contratar con las empresas privadas que están desarrollando la tecnología.

Se estima que estos cohetes pueden jugar un papel crucial para mantener el poderío militar del país en el tablero mundial a través, principalmente, de servicios de intendencia y suministro para unidades desplazadas, así como para envíos de ayuda humanitaria a zonas de desastre afectadas.