La demanda de servicios de transporte marítimo de mercancías crecerá un 3,1% este año y, según las previsiones de Clarksons, el año próximo se incrementará otro 3,2%, cifras que se colocan más de un punto porcentual por debajo del registro obtenido en 2017, cuando creció un 4,2% y que evolucionan por debajo de las previsiones del FMI para la economía mundial.

Por lo que respecta a la oferta de transporte marítimo, el informe de la consultora que reseña Anave estima que la flota mundial crecerá un 2,4% en 2018 y un 2,8% en 2019, dadas las cifras de reciclaje de buques, que en lo que va de año han alcanzado ya 23 Mt, y el descenso de las entregas previstas de nuevas construcciones.

Con mayor detalle, las flotas de graneleros crecerán un 2%, mientras que las de portacontenedores ascenderán un 2,5% con vistas a absorber el excedente de oferta existente en estos segmentos y, posiblemente, una cierta recuperación de los fletes, que aún se encuentran en niveles bajos y que aún tienen recorrido, especialmente en el transporte marítimo de graneles.

En este sentido, el análisis considera que las tensiones proteccionistas existentes a nivel mundial, así como el enfriamiento de la economía global que reflejan los registros del FMI se traducirá en una ligera desaceleración en el transporte marítimo, especialmente en algunos sectores específicos, tanto en este ejercicio como en el próximo.