Operativa de suministro de GNL al buque Kvitbjorn en el puerto de Cartagena

Algunos de los buques transformados podrían ser utilizados para el suministro de GNL en puerto.

Los Presupuestos Generales del Estado, aprobados el pasado 20 de octubre, han ampliado el ámbito de aplicación de los avales del Estado a la inversión de empresas navieras españolas para incluir las “transformaciones de buques españoles, no superiores a 15 años de antigüedad, para utilizar gas natural licuado como combustible o instalar depuradores de los gases de exhaustación de sus motores”.

Según ha informado Anave, se podrá avalar hasta el 70% de estas inversiones, una posibilidad que se incluyó por el Ministerio de Fomento a petición de esta asociación y finalmente ha quedado recogida en los presupuestos aprobados por las Cortes.

España parte de una posición privilegiada para el desarrollo del GNL como combustible marítimo, con seis plantas regasificadoras estratégicamente situadas en la península  ibérica y Anave ha valorado favorablemente que se facilite a las empresas navieras españolas el aprovechamiento de esta posible ventaja competitiva.

Estas operaciones de transformación de buques permitirán a las empresas navieras españolas el cumplimiento de los requisitos medioambientales sobre contenido máximo de azufre de los combustibles marinos, que a partir del 1 de enero de 2020 pasará a ser del 0,5%, frente al 3,5% actual.

Además, algunos de los buques transformados mediante estas operaciones podrían ser utilizados para el suministro de GNL en puerto, lo que permitiría poner en marcha proyectos en este campo en los puertos españoles con varios años de antelación a lo exigido en la Directiva 2014/94, que no exige disponer de puntos de suministro de GNL en los puertos hasta 2025.

No son «Ayudas de Estado»

El objetivo ahora es poner en marcha un mecanismo de concesión de estos avales ágil y flexible, según la asociación, que permita a las empresas conocer muy rápidamente las condiciones para contar con este aval, e incentivar así las transformaciones de buques con la consecuente mejora de la calidad del aire en las ciudades portuarias.

El sistema de avales del Estado para la inversión en buques fue autorizado por la Comisión Europea como “no constitutivo de Ayuda de Estado” e incluido por primera vez en los Presupuestos del ejercicio 1998, en los que desde entonces figuran con una partida de 40 millones de euros. Sin embargo, por diversas razones, hace ocho años que no se utiliza en la práctica, es decir, que no se solicita ni concede ningún aval.

En los últimos años, la principal razón es que la Dirección General del Tesoro exige una contragarantía hipotecaria en condiciones pari-passu (en igualdad de condiciones) con la primera hipoteca del buque. Para transformaciones de buques existentes e inversiones de importe moderado, no parece que ese requisito vaya a suponer un inconveniente insalvable.