El MAN eTGM eléctrico encaja perfectamente en el enfoque sostenible e integral asumido por la compañía alemana Friedrich Wenner Versmolder, especialista en el desarrollo y producción de embalajes de cartón compacto destinados a la industria alimentaria.

La gestión sostenible de residuos, el reciclaje o la optimización de la eficiencia energética en el área de producción, así como la generación de energía por medio de un sistema fotovoltaico ubicado en las cubiertas de las naves de producción y almacenamiento, dicen mucho de la cultura empresarial.

Por eso, analizándolo en este contexto, el nuevo camión eléctrico es un eslabón más de ese enfoque que aspira a una cadena de transporte conectada. La empresa genera energía solar para el consumo propio y a partir de ahora para recargar las baterías del eTGM, lo que le convierte en un vehículo especialmente respetuoso con el medio ambiente.

Completamente eléctrico

El MAN eTGM es un vehículo de reparto completamente eléctrico con una configuración de chasis de tres ejes 6×2-4 con eje no traccionado direccional y elevable para una MMA de 26 toneladas. Monta una caja cerrada para carga seca para el transporte de cajas de cartón.

El camión de reparto eléctrico está propulsado por un motor eléctrico de 264 kW (360 CV) que transmite un par máximo de 3100 Nm. Las unidades auxiliares como la dirección asistida, el compresor de aire y el sistema de climatización funcionan con electricidad y se controlan, en función de la demanda, a través del sistema de gestión de energía garantizando así un ahorro energético.

A su vez, la recuperación de la energía de frenado permite transformar la energía cinética del vehículo en energía eléctrica en las fases de deceleración y devolverla al acumulador de batería, aumentando de forma considerable la autonomía. Un indicador en el salpicadero informa al conductor sobre el nivel de carga actual de las baterías.

La energía necesaria para el camión se consigue a través de baterías de ión-litio situadas debajo de la cabina sobre el eje delantero, en el espacio donde se ubica normalmente la cadena cinemática en los camiones con motores térmicos convencionales. El resto de las baterías se ubica en el bastidor del vehículo.

El MAN eTGM puede alcanzar los 200 kilómetros de autonomía en función del área de aplicación y de las condiciones climáticas y topográficas. Las baterías se pueden cargar con corriente alterna de 22 o 44 kW o con corriente directa de 150 kW, la denominada “carga rápida”.

Con el fin de facilitar la entrada en el mundo de la movilidad eléctrica, el fabricante ofrece a los clientes un asesoramiento individual, exhaustivo y orientado a soluciones, además de formación a los conductores especialmente pensada para responder a las exigencias de conducción de un vehículo totalmente eléctrico.

Este camión eléctrico entregado a Friedrich Wenner GmbH forma parte de una pequeña serie de unidades que MAN tiene suministrará a diversos clientes de toda Europa a lo largo de este 2020. Desde septiembre de 2018, nueve camiones eléctricos con diseño similar se han utilizado con éxito en actividades cotidianas en nueve empresas del Consejo de logística sostenible (CNL) de Austria.