Distribucion urbana

Aecoc ha analizado el reparto de última milla en su VII Congreso de Distribución Urbana.

Hoy más que nunca, el éxito de la distribución urbana de mercancías en su conjunto pasa por una mayor comunicación entre empresas y administraciones públicas, sobre todo después de las medidas puestas en marcha por las principales ciudades europeas para hacer frente a la contaminación en sus núcleos urbanos.

Esta es una de las conclusiones que se pueden sacar del ‘VII Congreso Aecoc de Distribución Urbana’, organizado por la asociación de empresas de Gran Consumo este miércoles 9 de marzo en Madrid.

Y es que, junto a otras situaciones que impiden una óptima distribución comercial en las ciudades, entre las que destacan la falta de zonas de carga y descarga o la ocupación indebida de las mismas por parte de otros usuarios, los cargadores y transportistas españoles se muestran especialmente preocupados por las nuevas normativas locales. 

De hecho, el 51% de los asistentes al encuentro de Aecoc considera que el reparto de última milla va a ser cada vez más complicado debido a la regulación, mientras un 38% cree que esta actividad no será sostenible si no se cambia el modelo y sólo un 11% sostiene que no va a sufrir cambios importantes a medio plazo. En este contexto, cabe destacar que el 78% de los asistentes considera la última milla «clave para la rentabilidad de su empresa y la satisfacción del cliente».

Por este motivo, las últimas actuaciones que afectan a la distribución urbana de mercancías en las ciudades de Valencia, Barcelona y Madrid han sido analizadas en la Jornada por representantes de sus administraciones locales, en una mesa redonda en la que han participado varios operadores, así como los asistentes al encuentro planteando cuestiones concretas.

Movilidad urbana sostenible

Desde los ayuntamientos han indicado que, si bien el aspecto económico no es analizado en los protocolos medioambientales que se manejan, están abiertos a las solicitudes de empresas y operadores y a llegar a acuerdos con los mismos a través de mesas y reuniones organizadas a tal fin.

Sin ir más lejos, desde el Ayuntamiento de Madrid han indicado que el protocolo de contaminación aprobado recientemente, y que ya ha recibido alegaciones por parte de asociaciones como Aecoc, «es fácilmente modificable», al no ser una normativa, y que será revisado anualmente.

VII congreso aecoc de distribucion urbana

Ayuntamientos, operadores y empresas debaten sobre distribución urbana en el Congreso de Aecoc.

Sin embargo, por el momento, tal y como temían desde la asociación de cargadores, los vehículos de mercancías no se diferenciarán del resto en el hipotético caso de que se restrinja la circulación a la mitad del parque, dictando su número de matricula si puede o no hacer el reparto.

Desde las empresas presentes han pedido un «replanteamiento» de esta medida, junto a otras solicitudes entre las que destacan, sobre todo, el aumento de la MMA permitido en los repartos de última milla.

Por tanto, mientras las administraciones locales apuestan por medidas como el impulso a vehículos menos contaminantes, con ayudas a las empresas para su implantación, los operadores consideran que aumentar el tamaño de los camiones es la solución «más factible» actualmente, además de la más sostenible, debido al menor número de operaciones que se llevarían a cabo.

La dificultad de regular los horarios

El 73% de los asistentes al Congreso considera que los horarios de carga y descarga actuales «causan un grave problema a su operativa», y el 27% restante cree que afectan a la operativa pero son «asumibles». Respecto a este punto, desde los ayuntamientos han manifestado la «dificultad» de regular zonas peatonales y las calles del «casco antiguo de las ciudades», mientras que los operadores se han comprometido a intentar minimizar las operaciones intentando adecuar los horarios de los clientes. 

La opinión parece unánime en lo que concierne a las zonas de carga y descarga: hacen falta más y que se garantice su disponibilidad a los profesionales. Del mismo modo, las administraciones se han mostrado de acuerdo sobre las oportunidades que ofrece la distribución nocturna, si bien se ha podido percibir que, en la mayor parte de los casos, la iniciativa debe partir de las empresas privadas.