planta de Tecna 2000 en Orcoyen Navarra

Ya en 2009, como consecuencia de la pérdida del importante contrato de Volkswagen, el fabricante navarro aplicó un ERE en la compañía del grupo Lapurbide, que se saldó con 19 despidos. Después se declaró en concurso de acreedores, que levantaría un año más tarde, a finales del pasado año 2012 con un porcentaje de adhesión de sus acreedores, que superaba el 90% de sus deudas.

Finalmente y tras 13 años de actividad, el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Pamplona, anunciaba el pasado mes de julio, la apertura de la fase de liquidación de Tecna 2000 y del Grupo Lapurbide en su totalidad, declarando disueltas todas las sociedades del grupo.

El embrión del grupo navarro fué la empresa Lapurbide Manutención, que en 1975 inicia su actividad como empresa de reparación y venta de carretillas de manutención. Cinco años más tarde amplía su actividad al alquiler de carretillas, negocio pionero en España entonces, llegando a tener un parque de máquinas superior a las 2.000 unidades.

Posteriormente y tras una importante expansión de la red a nivel nacional, con filiales en Madrid, Barcelona, Logroño, Zaragoza, Valencia y Lisboa, en un proceso que no es el habitual, el distribuidor pasa a ser productor y se constituye Tecna 2000 Carretillas el 24 de diciembre de 1999, para la fabricación de carretillas elevadoras y tractores de arrastre de tracción eléctrica. En 2001, primer año con actividad comercial, vendió 313 unidades.

Una actividad que ha finalizado definitivamente este pasado mes de julio.

Terminaba así la etapa del último fabricante español de carretillas elevadoras, que con tecnología propia y un desarrollo de producto diferenciado de los de sus competidores, quiso desafiar las leyes de un mercado globalizado.