ferrocarril-en-el-puerto-de-bilbao

El puerto de Bilbao apuesta por el ferrocarril.

Optimizar las instalaciones ferroviarias y mejorar las conexiones por ferrocarril con el resto de la península es la gran apuesta del puerto de Bilbao para mejorar sus tráficos con el interior.

El potencial ferroviario de la instalación portuaria ha sido un tema recurrente en la presentación que Uniport Bilbao ha hecho a las empresas de Madrid este martes 26 de septiembre.

Actualmente, 110 trenes entran y salen de la instalación portuaria cada semana y este modo de transporte mueve ya el 21% de los contenedores y el 19% de la carga seca que manipula el puerto de Bilbao.

Madrid juega un papel muy importante en el crecimiento de estos tráficos en el puerto bilbaíno. El plan de transporte ferroviario para 2017 recoge ocho servicios en ambos sentidos entre estas áreas, y las estaciones del área de Madrid mueven el 34% de la carga ferroviaria total que gestiona el puerto vasco.

Así, «siendo conscientes de que el área de influencia del puerto se va a poder incrementar a través del transporte ferroviario», tal y como ha señalado el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Asier Atutxa, la estrategia es seguir ampliando aún más las soluciones ferroviarias, que ya están presentes en todos los muelles del puerto.

Trenes de 550 metros

Más allá de los puertos secos de Pancorbo, que estará en funcionamiento este mes de octubre, y Arasur, que estará lista para finales de 2018, el puerto también contempla otras actuaciones para incrementar sus tráficos.

puerto-y-uniport-de-bilbao-madrid

Uniport Bilbao y la Autoridad Portuaria de Bilbao presentan las bondades del puerto a las empresas madrileñas.

A partir de junio de 2018, el puerto podrá operar trenes de 550 metros, tanto de contenedores como de otro tipo de tráficos. En el Plan de Inversiones de 2018 ya se ha incorporado una ampliación de un apartadero de Orduña que permitirá operar estos trenes.

Por otro lado, en 2023 se finalizará la primera fase de la variante sur ferroviaria que contará con una inversión de 461 millones de euros. De acuerdo con los planes de Atutxa, en 2018 se hará la declaración de impacto ambiental, en el 2019 se ejecutará el proyecto y en el 2020 se iniciarán las obras de esta infraestructura que permitirá enlazar el puerto con la red general sin necesidad de cruzar el Bilbao metropolitano.