Además del comunicado de FNTR, TLF y Unostra rechazando el nuevo ‘peaje en tránsito’ aprobado el jueves 26 de junio en Francia, la Organización francesa de Transportistas y Pequeñas Empresas del transporte por carretera, OTRE, ha emitido una carta abierta para expresar su «cólera» ya que, el presidente del gobierno francés, Manuel Valls, «ha hecho caso omiso a nuestras peticiones y advertencias» y ha puesto en marcha esta nueva tasa.

Además, han recordado que, en un primer momento, tanto Valls como su ministra de Ecología, Ségolène Royal, dieron su palabra de terminar el contrato con Ecomouv, empresa encargada de recaudar la ‘ecotasa’, unas declaraciones que, en un primer momento, crearon «grandes esperanzas» en el sector.

Sin embargo, finalmente, el gobierno ha cambio de opinión y, «de malas formas», anunció este nuevo peaje el domingo 22 de junio para, cinco días después, convocar a los parlamentarios y votar en la Asamblea Nacional la aprobación de la tasa. Una estrategia que califican de «confusión».

«Ni la reducción en los kilómetros en los que se aplicará el peaje, ni el aumento del precio del transporte, ni el descenso de lo recaudado a 560 millones van a calmar los ánimos» en el sector del transporte que, por el contrario, considera «que tanto el jefe de Gobierno como la ministra de Ecología creen que los transportistas son unos ignorantes».

Según la OTRE, el anuncio del abandono total del «esta ‘ecotasa’ que ahora se llama ‘peaje en tránsito’, sería la único que podría calmar el enfado de los transportistas», con la amenaza de que «los transportistas encabezarán un calentamiento global, aunque en este caso, será social».