A partir de septiembre de 2014, la autopista del mar entre Gijón y Nantes dejará de recibir subvenciones. A pesar del fin de las ayudas y de que la línea es deficitaria, tanto los puertos como la naviera que la opera la línea LD Lines quieren continuar el servicio.

Tras más de dos años en servicio, el mayor problema de la autopista del mar es el desequilibrio entre los embarques en Gijón de mercancías procedentes del norte de España y de Portugal y los embarques en Nantes, que son sensiblemente inferiores. Por lo tanto, la naviera, anticipándose a la finalización de las ayudas, intentará captar clientes en la zona occidental de Alemania, el Benelux y Centroeuropa durante todo este ejercicio, mediante campañas de promoción ante transportistas de esas regiones.

Suardíaz entre Vigo y Gijón

Otro problema que puede afectar a la línea de Gijón es la posible puesta en marcha de la autopista del mar Vigo y Saint Nazaire por parte del Grupo Suardíaz. Cabe destacar que a principios de año, Suardíaz  entró a formar parte del accionariado con un 10% adquirido a la naviera LD Lines, que tenía un 95%, y los puertos de Gijón y Nantes se repartieron otro 5%.

Flota Suardíaz ha apostado por las autopistas del mar atláticas a pesar de que no se presentó al concurso convocado por los gobiernos de Francia y España. La naviera, una de las pocas españolas con flota de carga rodada, conoce estos tráficos porque los explota en el Mediterráneo en una colaboración con la italiana Grimaldi.

La compañía ha recibido recientemente en París el beneplácito de la comisión intergubernamental hispanofracesa que regula las autopistas del mar para relanzar el proyecto de Vigo, que acumula ya más de cuatro años de demora. Ahora, la naviera tendrá que aportar el proyecto definitivo con el que los gobiernos español y francés puedan comenzar a trabajar , con el fin de lograr la autorización de la Comisión Europea al proyecto.

Una vez salvado el escollo de la comisión hispafrancesa y de Bruselas, Suardiaz estaría en disposición de comenzar a explotar la autopista del mar en el plazo de tres o cuatro meses, y para ello pondría en servicio dos buques gemelos, lo que aumentaría las actuales dos salidas semanales (en cada sentido, Saint Nazaire y Vigo) a tres en una primera fase, y a cuatro en otra posterior.

Al contrario que en la línea de Gijón-Nantes, la autopista del mar viguesa será exclusivamente para mercancías, sin pasaje, debido a que los tiempos y la distancia de navegación harían esto inviable. Esto hace pensar que ambos enlaces son compatibles, ya que la autopista del mar de Gijón estaría especialmente diseñada para carga acompañada, camiones con su conductor. 

No solo se diferencian en el transporte de la carga sino también, hay un factor determinante que puede provocar más demanda en El Musel, ya que el viaje desde Vigo a Nantes es unas cinco horas más durarero que desde Gijón.