La práctica de imponer tediosos requisitos burocráticos para prácticamente cualquier cosa es cosa cada vez más común entre las Administraciones públicas y ciertas grandes empresas.

En el caso del plan de impulso al sector de la automoción aprobado por el Gobierno se incluyen dos líneas de ayudas para la adquisición de vehículos, tanto para vehículos particulares, como vehículos industriales.

La existencia de ambas convocatorias está generando bastante confusión entre los interesados en acogerse a dichas ayudas, según Fenadismer, máxime cuando ambas líneas de ayudas son incompatibles entre sí.

Esta circunstancia obliga a los interesados a valorar antes de adquirir un vehículo cuál resulta más interesante económicamente y a comprobar si existen fondos disponibles en cada una de ellas cuando se vaya a hacer la operación.

Por un lado, el Plan Moves II, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica y con un presupuesto de 100 millones, se gestionará a través de las comunidades autónomas.

Para ello deberán aprobar en las próximas semanas en sus ámbitos territoriales las correspondientes convocatorias de ayudas

Por otra parte, el Plan Renove 2020, gestionado por el Ministerio de Industria y con una asignación de 250 millones, acoge la adquisición de todo tipo de vehículos sea cual sea la energía de propulsión, ya sea directa o a por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting de un vehículo nuevo.