ivco stralis gnc

Iveco confirma su apuesta  por el gas natural como combustible alternativo. Actualmente  más de 12.000 vehículos del fabricante italiano circulan en toda Europa propulsados por gas natural comprimido, GNC, tanto de empresas privadas como del sector público.

En los últimos días, Iveco ha entregado 59 vehículos GNC, 35 de ellos en Francia y en España, además de presentar toda su gama en la Cumbre Europea del Gas Natural, celebrada en Bruselas.

Iveco cuenta con una amplia gama de vehículos propulsados por gas que incluye ligeros, desde 3,5 tn, como la Daily Natural Power, medios, de entre 12 y 16 tn, como el Eurocargo, y pesados, como el Stralis GNC, de hasta 40 tn.

El modelo Stralis se produce en exclusiva en la factoría de Iveco en Madrid desde este año, donde también se realizan desarrollos de ingeniería para la adaptación de los motores de gas natural a camiones y autobuses.

La compañía está fuertemente comprometida con la investigación y el desarrollo de nuevas soluciones en este tipo de tecnología. De los más de 12.000 Iveco GNC en circulación, unas 5.000 son Daily y alrededor de 2.000 camiones de gama media y pesada, a lo que se suman otros 5.000 autobuses GNC.

Bajo impacto medioambiental

Para la compañía el GNC y el gas natural licuado, LNG, son tecnologías ya consolidadas que hacen posible soluciones de transporte de bajo impacto medioambiental. Mientras que los vehículos GNC están especialmente diseñados para las operaciones en las ciudades, los de LNG se adaptan más a la distribución regional y nacional.

Con este tipo de combustible se consigue una reducción de las emisiones de CO2 de alrededor del 10%. Además el motor produce entre un 50% y un 75% menos de ruido que un vehículo tradicional, lo que supone una enorme ventaja para los vehículos en el reparto urbano. De media, la reducción de las emisiones acústicas para un Stralis de gas natural oscila entre los 3 y los 6 dB en comparación con un vehículo diésel de la misma potencia pero que emplea.

Además el precio del GNC en el mercado es inferior al del gasóleo, lo que se traduce en una mayor rentabilidad para las empresas que lo utilizan. Por su parte, el sistema LNG reduce el peso del vehículo, permitiendo un aumento de la capacidad de carga.

Para los operadores, el uso de este tipo de vehículos tiene una ventaja añadida respecto al diesel ya que se reducen los costes. Con un Stralis LNG se consigue una reducción de los costes totales de explotación de hasta un 12% en un uso medio de 80.000 km al año y durante cinco años.

Este tipo de vehículos son especialmente interesantes para los sectores de alimentación y bebidas, transporte de combustible y para empresas de logística que trabajen en horario nocturno por sus bajas emisiones acústicas.