El gas es la opción elegida mayoritariamente en el sector del transporte para adaptarse a las nuevas normativas medioambientales.

El gas renovable procedente del estiércol permite una reducción de las emisiones de un 182%.

El Parlamento Europeo ha votado a favor de una reducción de las emisiones de CO2 de los camiones correspondiente al 20% para 2025 y al 35% para 2030 respecto a los niveles de 2019 la semana pasada.

De igual modo, la Eurocámara ha pedido a la Comisión Europea que desarrolle una metodología para 2020 que incluya el efecto de reducción de emisiones de CO2 que proporciona la utilización de gas renovable como combustible en el cálculo del promedio de emisiones de las flotas de vehículos pesados, según informa Gasnam.

Esta medida constituye un paso importante para el sector del transporte que avanza hacia un futuro sin emisiones de carbono y complementará el enfoque actual en el que únicamente se valoran las emisiones en el tubo de escape sin tener en cuenta el origen del combustible, ya que el gas renovable procedente de la descomposición anaeróbica de estiércol permite una reducción de emisiones de CO2 del 182% gracias al aprovechamiento del metano que los residuos emitirían a la atmósfera.

De igual modo, según un estudio publicado recientemente por NGVA Europe al combinar gas natural con solo un 20% de gas renovable, las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen en un 40% en comparación con los combustibles derivados del petróleo, e incluso si se utiliza un 80% de gas renovable se neutralizan las emisiones.