El gas natural licuado parece configurarse como la alternativa más realista al uso del gasóleo de automoción para los transportes de larga distancia.

Tanto su precio, que actualmente está por debajo del diésel, como la existencia de reservas que garantizan su abastecimiento durante las próximas décadas, y la falta de desarrollo de otras tecnologías que aún están en estadios más tempranos para su uso en largos recorridos como la electricidad, el biogás o el hidrógeno, convierten al GNL en una realidad.

Además, tanto la Comisión Europea como algunos países de la Unión apuestan por desarrollar las infraestructuras de abastecimiento de GNL. En concreto, Alemania ha ampliado hasta 2026 las deducciones fiscales que tiene la compra de gas natural, como parte de su estrategia de descarbonización.

En este sentido, las autoridades alemanas prevén que para 2030 un total de 50.000 vehículos de larga distancia funcionarán con combustibles alternativos y, por ese motivo, tiene previsto anunciar próximamente un programa de incentivos a la compra de estos vehículos.

Los fabricantes europeos apuestan por el GNL

Los fabricantes, conscientes de que el rumbo político marca el viraje hacia nuevos combustibles, han intensificado su labor de investigación en este campo, con el fin, entre otros aspectos, de reducir al mínimo el riesgo de que se produzcan fugas de gas metano durante el transporte, el repostaje y la conducción del vehículo.

Iveco, por ejemplo, ya cuenta con el Stralis NP alimentado por gas natural y diseñado específicamente para operaciones de larga distancia, como los que ya utiliza Seur en pruebas para su ruta entre Madrid y Oporto. Gracias a a sus dos depósitos de GNL de 400 kilos, esta tractora cuenta con una autonomía de hasta 1.500 kilómetros.

Volvo, por su parte, también ha anunciado que está incrementando la fabricación de camiones que funcionan con gas para las operaciones de transporte pesado regional y de largo recorrido, terreno en el que «el gas natural licuado es la alternativa más ecológica disponible en el mercado», como afirma Lars Martensson, Director de Medio Ambiente e Innovación de Volvo Trucks.

Así mismo, Volkswagen Group Logistics ha dado cuenta esta misma semana de que tiene previsto empezar a emplear 100 camiones Scania de GNL en sus operaciones en el norte de Alemania.