El puerto de Ferrol ha movido en noviembre un total de 848.535 toneladas de mercancías, cifra que se coloca un 46,1% por encima del registro del enclave gallego durante el penúltimo mes del pasado 2019.

De este modo, el recinto ferrolano corrige su mal arranque de 2020 y gana cuota de mercado dentro de la fachada noratlántica-cantábrica, gracias sobre todo al buen comportamiento de los mercados del GNL, con registros máximos históricos y de la bauxita.

Como consecuencia el tráfico acumulado por el puerto de Ferrol en los once primeros meses de 2020 presenta un retroceso de un 8,8% con respecto a idéntico período del pasado ejercicio, en un contexto marcado por la crisis sanitaria y por el cese de las importaciones de carbón, para un total de 9,32 millones de toneladas.

Entre los principales tráficos de la dársena coruñesa en lo que va de año se encuentran la bauxita, el GNL, la alúmina, el fueloil, los aceites, la sosa cáustica, la madera, la cha- tarra, el biodiésel y el acero.

Así mismo, también se ha incrementado el movimiento de contenedores del enclave portuario ferrolano, con un ascenso de un 48,8% por volumen de TEUs.