El Consejo de Ministros ha dado luz verde al Plan Renove 2020, orientado a la estimulación de la demanda, la reactivación de la producción en España y la sustitución de los vehículos más antiguos y contaminantes.

Cuenta con un presupuesto de 250 millones de euros, de los cuales 230 se destinarán a turismos y comerciales ligeros. Las ayudas se concederán de forma directa y pueden ir desde los 300 hasta los 4.000 euros, según el tipo de vehículo y del beneficiario.

Además, se podrá contar con otros 500 euros en caso de achatarramiento de un vehículo de más de 20 años, de beneficiarios con movilidad reducida o de aquellos que pertenezcan a hogares con ingresos mensuales inferiores a 1.500 euros.

Pueden optar a este plan las adquisiciones realizadas desde el 16 de junio de 2020. El programa finalizará el 31 de diciembre de 2020 o cuando se agote el crédito habilitado a tal efecto.

Se estima que el Renove 2020 va a tener un impacto económico para España de 1.104 millones de euros a lo largo de toda la cadena de valor y de los servicios asociados.

Valoración de Anfac

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, han valorado el impulso al mercado que supone, indicando que es «absolutamente necesario» para abordar y superar la situación en la que se encuentra el sector por la crisis del coronavirus.

«Estas ayudas servirán para consolidar operaciones y remontar en parte las cifras de caída que estábamos registrando en las matriculaciones«, han explicado, señalando que se trata de un plan similar al de países como Francia y lanza «un mensaje muy potente» hacia las marcas de automoción.

En su opinión, al modular la cuantía de las ayudas por tipo de propulsión, es posible impulsar el mercado y la descarbonización del parque automovilístico, lo que resulta compatible con los objetivos de cero emisiones de cara a 2050.