Autopista de peaje R5 en Madrid

Seittsa se hará cargo de la gestión de las autopistas una vez finalicen los contratos.

El Consejo de Ministros ha tomado conocimiento de la incoación del expediente de resolución de siete de los contratos de concesión de las autopistas quebradas, cuyas sociedades concesionarias se encuentran en fase de liquidación. Se trata de la Radial 2, Radial 3 y 5, Radial 4, M-12, AP-36 Ocaña-La Roda, AP-7 Circunvalación de Alicante y AP-7 Cartagena-Vera.

El Ministerio de Fomento ha iniciado el proceso de resolución, pero será el Consejo de Ministros el que lo apruebe una vez finalizados ciertos trámites, como la audiencia al contratista y los informes de la Abogacía del Estado y el Consejo de Estado.

Para poder continuar con la prestación del servicio, la empresa pública Seittsa se hará cargo de la gestión de las autopistas cuando finalicen los contratos. Por eso, se ha autorizado también al delegado del Gobierno en las Sociedades Concesionarias de Autopistas Nacionales de Peaje para fijar la fecha exacta.

Para ello, deberá coordinarse con las decisiones de los juzgados que dirimen los procesos de liquidación, que en algunos casos ya han fijado la fecha de cese de actividad, lo que obliga a iniciar la explotación a Seittsa en ese momento. En el resto, el momento de inicio de la gestión estará condicionado por la finalización de los procesos de trasmisión de las diferentes autopistas.

El 21 de febrero, revertirá al Estado la primera de estas vías, la R-4 Madrid-Ocaña, cuyo coste de liquidación impactará en el déficit público del ejercicio.