El Gobierno canario pagará más de la mitad del déficit acumulado por la línea marítima interior de La Gomera

El Gobierno canario ha aprobado el pago de 2,3 millones de euros a la compañía naviera Fred Olsen, en compensación por el déficit acumulado en la prestación de la ruta entre San Sebastián de La Gomera y Valle Gran Rey, entre enero y julio de 2011.

Esta cantidad supone el pago de más de la mitad del déficit acumulado por ese servicio a finales de año. Después de negociar con la empresa, el Gobierno regional terminará de pagar este déficit en próximos ejercicios.

El déficit acumulado está motivado, entre otros factores, por el incremento paulatino del precio del combustible y la negativa evolución de la paridad euro-dólar, desde que Fred Olsen comenzará a operar el 27 de marzo de 2009.

Aquel primer año el déficit fue inferior a los 800.000 euros y, en 2010, apenas superó el millón. Pero el año pasado la cifra casi se cuadruplicó. El déficit final fue de 3,7 millones de euros lo que casi equivalía a “abonar 12.000 euros diarios por un servicio cuya ocupación apenas llegaba al 20%”, según ha informado el Gobierno canario.

Estas circunstancias reflejaron que “la línea marítima interior de La Gomera resultaba insostenible” en los términos en los que estaba planteada, por lo que Fred Olsen dejó de prestar el servicio a partir de febrero de 2012.

Desde entonces, el Gobierno de Canarias y las autoridades gomeras procuran reestablecer el servicio en las “mejores condiciones posibles” y con la suficiente viabilidad económica.

Posibles candidatos

Por lo tanto, el Gobierno regional sacó la ruta a libre concurrencia, de modo que se invitó a todas las compañías que lo desearan a presentar propuestas para cubrir el servicio de forma sostenible.

Una de las compañías marítimas, Líneas Marítimas Romero, que presta el servicio entre Lanzarote y La Graciosa, ha planteado la posibilidad de realizar la ruta gomera. Esta línea contaría con unos costes más reducidos, al emplear un barco algo más lento, pero también con capacidad más ajustada al volumen de pasajeros que realmente utilizan el servicio.