Tras haber dejado sin efecto de manera temporal, hace tan solo unos pocos días, la restricción de circulación que impide la circulación de vehículos o conjuntos de más de 26 toneladas y cuatro ejes o más en la N-II entre los municipios gerundenses de La Junquera y Fornells de la Selva, el Servei Català de Tránsit ha vuelto a ponerla en funcionamiento, ya que el organismo estima que la circulación ha vuelto a la normalidad.

Contrasta el celo administrativo del Servicio Catalán de Tráfico en dejar sin efecto la medida, después de haber tardado un mes en la suspensión temporal que ahora queda sin efecto y que vuelve a dejar a los cerca de 20.000 camiones que utilizan el paso fronterizo entre España y Francia por Gerona a merced de cualquier corte de la AP-7, máxime cuando diversos colectivos separatistas han llamado, tras una breve tregua, a seguir cortando carreteras y, para más inri, el levantamiento de la restricción en la N-II tenía carácter indefinido.

Sin embargo, los transportistas que utilizan esta vía, pese a ver que se ha normalizado el tráfico, también conservan un cierto temor a que, dados los antecedentes, los bloqueos vuelvan a repetirse, pese a las insistentes llamadas de diferentes asociaciones empresariales, tanto del transporte, como de otros sectores afectados, para que los Gobiernos central y autonómico garanticen la libre circulación de mercancías que ampara la Unión Europea.