El Gobierno de Aragón acaba de aprobar una ampliación del capital social de Plaza de más de 7,5 millones de euros para poder asumir una serie de pagos a corto plazo que dejó pendiente el anterior ejecutivo, según ha señalado el portavoz el Gobierno aragonés, Roberto Bermúdez de Castro.

Este importe será ingresado a la Corporación Empresarial Pública de Aragón para su posterior aportación al capital de Plaza. En este sentido, se ha autorizado la suscripción y el desembolso inicial del 50% de esta cantidad de manera próxima. “Algunos decían que no había mancha en la gestión del Gobierno anterior, pero el actual es incapaz de asumir los pagos que se dejaron pendientes”, ha asegurado el portavoz.

Esta ampliación de capital también tiene como objetivo dar continuidad a las actividades de la sociedad y facilitar la instalación de operadores que dinamicen la economía de la capital aragonesa y de la Comunidad.

Con esta situación, el ejecutivo de Luisa Fernanda Rudi, “sigue trabajando para lograr una  refinanciación a largo plazo de la deuda de Plaza”, explica el portavoz, que es muy explícito al señalar que “o refinanciamos y negociamos o somos incapaces financieramente de pagar lo que debemos en Plataforma Logística de Zaragoza”. Así, ha relatado que si tuviesen que asumir con “capital propio” los créditos de la sociedad el Ejecutivo tendría que desembolsar 52 millones de euros.

Dos vías de negociación

La negociación para refinanciar la deuda se dirige por dos vías. La primera, con las empresas que llevaron a cabo la urbanización de la plataforma logística, con las que se están manteniendo conversaciones todavía sobre la liquidación de las obras que realizaron ya que no están de acuerdo con la que hay prevista.

Uno de los aspectos es la forma de pago de los casi 30 millones de euros pendientes de pago con estas compañías. El anterior Ejecutivo quería pagar este año en torno a 12 millones de euros y en 2013 el resto. Una forma de pago que no puede asumir la Diputación General de Aragón actualmente y que “el anterior Gobierno tampoco podía, aunque irresponsablemente lo firmó”, ha dejado claro el portavoz.

La segunda de las deudas que tiene la sociedad es con las entidades financieras, con las que también se está intentando refinanciar el crédito sindicado para poderlo pagar “en un plazo posible”.