Plataforma logística de Zaragoza

El Gobierno de Aragón ha solicitado a la Intervención General que estudie la contratación y liquidación de las obras de la segunda fase de PlaZa ya que la liquidación final asciende a 179 millones de euros, frente al presupuesto de 46 millones que se había acordado en 2003 cuando comenzaron las obras.

Rafael Fernández de Alarcón, consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transporte, ha explicado que se ha procedido a la investigación al considerar extraño que las “posibilidades de ampliación del valor de los contratos permita todo ese tracto”. 

Además, se ha pedido a la UTE que subsane el «error» que ha podido cometer en la liquidación de las obras y, en ese sentido, ha resaltado la videovigilancia, por más de 2,7 millones, que no está funcionando, y en ese error, ha dicho, «necesariamente» ha colaborado la ingeniería que ha dirigido las obras y algún funcionario de Pla-Za al firmar una liquidación sin hacer ninguna observación de que faltaba esa parte de las obras.

El próximo 31 de enero la UTE podría cobrar los pagarés de estos trabajos, aunque el consejero espera que no los haga efectivo al haber errores, debiendo aclararse la liquidación correcta.

Aun así, el Gobierno de Aragón está esforzándose en contar con las cantidades necesarias por si finalmente se produjese el cobro. La cuantía saldrá de un crédito participativo, de la venta de una parcela a Ibercaja y la conclusión de todos los compromisos de PlaZa con Decathlon, que está previsto abone una cantidad importante antes de esa fecha.

En cuanto a las posibles responsabilidades políticas que puedan tener lugar por las supuestas irregularidades con las que se encuentra PlaZa actualmente, el portavoz ha subrayado que habrá que esperar a que “se sustancie el tema judicial” y que el Gobierno no está analizando todos los contratos que se hicieron antes de su llegada al poder, sino sólo aquellos que todavía se encuentran abiertos. A pesar de que la sociedad tiene graves problemas financieros, el consejero cree que todavía puede ser “salvada”.