Nave de PlaZa nave con logotipo

La mayor plataforma logística de Europa con una superficie de 1.300 Ha en la que el gobierno regional es el accionista mayoritario, PlaZa, se verá obligada a pagar 10,96 millones de euros por deudas pendientes, más 3,2 millones en concepto de intereses, a las empresas contratistas de la urbanización del complejo empresarial. 

Estos pagos a los que se enfrentan los accionistas, son consecuencia de la negativa del consejero de Obras Públicas del Gobierno de Aragón, Rafael Fernández de Alarcón, a abonar hace más de un año a las adjudicatarias de Plaza. 

La sentencia del Juzgado ha desestimado la demanda de oposición al juicio cambiario de los pagarés por el que los servicios jurídicos del Gobierno de Aragón no solo negaban que se adeudaran los pagarés, sino que sostenían que las adjudicatarias debían 42,6 millones a PlaZa por considerar que habían facturado de más.

El Gobierno puede recurrir

Ahora, el Gobierno de Aragón analiza la sentencia y tiene veinte días para decidir si presenta un recurso, y después, si decide que no, aún tendrá otros dos meses para provisionar el dinero.

Fernández de Alarcón ha recalcado que el objetivo «es, exclusivamente, conseguir pagar lo que justamente se debe pagar» por la urbanización, obras que «fueron contratadas por una cantidad», mientras que la deuda reconocida «ha sido por tres veces«, además de que «unas se han hecho y otras no se han acabado« .

El caso tiene su origen hace dos años, cuando el anterior gobierno regional, pocos días después de las elecciones, y por tanto en funciones, firmó un reconocimiento de deuda con la UTE formada por Acciona y MLN, para las obras de urbanización del polígono.

Los servicios jurídicos del gobierno entendieron, ha relatado, que no se debían aceptar estas obligaciones de pago, y a ellos se ha referido, y a varios informes de la Cámara de Cuentas, para justificar la decisión que finalmente acabó en los tribunales y con la sentencia conocida recientemente. 

En todo caso, el consejero de Obras Públicas ha insistido en defender el proyecto de PlaZa, pero ha dicho que tiene «un solo error de base», como es el hecho de que para vender cinco millones de metros cuadrados ha habido que urbanizar trece, y por eso la sociedad «acumula 115 millones de déficit«.