El último Consejo de Ministros celebrado esta semana ha declarado de interés público la conexión marítima entre Melilla y Motril para garantizar una adecuada conectividad marítima de la ciudad autónoma con la península.

Debido a los efectos negativos de la pandemia, las empresas que venían prestando el servicio comunicaron hace unas semanas su imposibilidad de continuar prestando los servicios sin ninguna contraprestación, por lo que a primeros de diciembre se iniciaron los trámites para un contrato de emergencia en las líneas que unen Málaga y Almería, y que dejó fuera inicialmente a Motril, con las consiguientes protestas en el enclave nazarí.

Ahora, este contrato de emergencia temporal asegura la necesaria conectividad para garantizar el abastecimiento y la movilidad de los melillenses, mientras se tramita la licitación del contrato urgente que lo sustituirá y que permitirá la incorporación de esta ruta a los contratos de líneas de navegación de interés público que licite el Mitma.

Esta circunstancia dará pie a que se puedan optimizar los servicios, en aras de una mejora de calidad y prestaciones, toda vez que desde la Dirección General de Marina Mercante se realiza un seguimiento continuo de la situación para garantizar en todo momento la adecuada conectividad de Melilla.