El Ministerio del Interior ha articulado una exención específica para el transporte de mercancías en la Orden Ministerial que regula para la aplicación de una restricción temporal de viajes internacionales no imprescindibles por la crisis sanitaria.

Así pues el paso fronterizo del personal dedicado al transporte de mercancías, en el ejercicio de su actividad laboral, no podrá ser sometido a denegación de entrada, por motivos de orden público o salud pública.

Esta exención, ya en vigor desde este lunes, 23 de marzo, afecta tanto a los residentes en la Unión Europea, como a los ciudadanos de los estados asociados al Tratado Schengen.

De igual manera, Interior también ha acordado cerrar, con carácter temporal, los puestos terrestres habilitados para la entrada y la salida de España a través de las ciudades de Ceuta y Melilla.

Además, Interior también ha previsto, con el fin de no tener que recurrir al procedimiento administrativo de denegación de entrada, mecanismos de colaboración con los transportistas y las autoridades de Francia y Portugal al objeto de que no se permita el viaje.

Por otra parte, la exención se aplica de igual modo a los trabajadores transfronterizos. En el caso del transporte de mercancías por carretera hay empresas que tienen empleados que viven y desarrollan su labor profesional a ambos lados de una frontera terrestre, por lo que la medida facilita su labor.