Astilleros de Navantia

El cambio de adscripción tiene como objetivo "asignar el liderazgo" al Ministerio de Defensa en un sector "estratégico."

Así lo ha asegurado el Ejecutivo, en respuesta a la diputada del BNG Rosana Pérez, quien trasladó al Gobierno la «sospecha» de que la intención de esta medida fuera «concentrar toda la construcción naval en el ámbito militar» e «impedir el acceso real» de Navantia a otro tipo de proyectos.

Sin embargo, el Gobierno asegura que «Defensa no va a definir las actuaciones de Navantia en el sector civil» y que el cambio de adscripción tiene como objetivo «asignar el liderazgo» al Ministerio de Defensa en un sector «estratégico crítico para la propia seguridad nacional».

En cualquier caso, esta medida no conllevará una nueva organización de los astilleros ni cambiará ningún aspecto organizativo de la empresa, ni modificará el porcentaje de participación pública ni el titular de las acciones o la configuración de la representación en los consejos de administración.

En relación con los dos nuevos Buques de Acción Marítima (BAM) contratados por la Armada española, el Gobierno precisa que se construirán entre los años 2014 a 2019 en los centros de trabajo de Puerto Real/San Fernando y Ferrol, con una carga de trabajo de 30 meses, estimada en unos 2,2 millones de horas tanto propias como de la industria auxiliar.

Asimismo, señala que el impacto de este pedido «se extenderá a la industria auxiliar de Navantia, así como a sus suministradores de sistemas y equipos«, ya que en la construcción de los buques se integrarán los equipos y sistemas de otros subcontratistas nacionales.

«Junto a esto, el Gobierno ha aprobado otro convenio que permite al Ministerio de Defensa la ejecución de los trabajos de la cuarta carena del submarino Tramontana S74 en el astillero de Cartagena«, añade el Ejecutivo, precisando además que la construcción de los dos BAM es «adicional» al encargo de la fragata F110, aún en fase inicial.

Navantia también tiene firmado con la Armada de Estados Unidos un contrato para el mantenimiento de cuatro DDG51 en el centro de Reparaciones de la Bahía de Cádiz, en vigor desde noviembre de 2013 y hasta noviembre de 2020.

Todos estos puestos directos, añade en la respuesta escrita, procederán de los tres centros de Navantia en Cádiz, San Fernando y Puerto Real, así como de las industrias auxiliares de la zona.

También el Ministerio de Defensa Noruego suscribió en junio del año pasado un acuerdo marco de Apoyo al Ciclo de Vida (ACV) de las fragatas F310 con los astilleros públicos españoles por un periodo de un año prorrogable a dos ejercicios más. Según el Gobierno, durante el primer semestre de este año este contrato ha generado unas 30.000 horas de trabajo, que podrían superar las 110.000 en todo 2014, lo que supondrá la ocupación de 72 personas de Ferrol y Cartagena.

En cuanto al quinto gasero de Gas Natural, el Ejecutivo asegura que su construcción «podría empezar en breve plazo». De hecho, el pasado 2 de octubre el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, aseguró que a finales o mediados de noviembre se podría firmar el contrato, para empezar a «cortar chapa» entre enero y febrero del año próximo.

«Cuando se firme el contrato se determinará qué factoría o factorías de Navantia participarán en esta construcción», apostilla el Ejecutivo, sin dar más detalles.

Por último, el Gobierno reconoce que la empresa estatal qatarí Nakilat y la empresa holandesa Damen han conseguido el contrato de construcción de seis patrulleros y un buque de apoyo a buceadores por parte de Qatar, pero asegura que «queda por adjudicar la parte más sustancial de la oferta de Navantia» a este concurso, que es la referida a cuatro corbetas, sobre las que el astillero español ya ha «mantenido conversaciones técnicas» con la Marina qatarí.