La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha ratificado esta semana el compromiso de España con la descarbonización y la sostenibilidad del transporte durante el Consejo Informal de Ministros de Transportes de la UE.

Este proceso debe hacerse mediante una transición justa, y para ello, hay que lograr que los objetivos del ‘Fit for 55′ faciliten la lucha contra el cambio climático, pero siempre situando al ciudadano en el centro de todas las medidas.

Asimismo, Sánchez ha destacado la necesidad de adaptar la regulación a las características de cada modo de transporte, al grado de desarrollo de sus tecnologías y a su previsible evolución.

Por otro lado, para que la transición hacia un transporte sostenible sea un éxito, debe garantizarse la continuidad de la infraestructura en las secciones transfronterizas, ya que de ello depende la conectividad entre todos los territorios de la Unión Europea.

Es por ello que ha insistido en que todos los Estados Miembros cumplan con los compromisos acordados y en la necesidad de potenciar la colaboración entre países vecinos.

Por último, ha explicado que para conseguir un despliegue a gran escala de la infraestructura para combustibles alternativos es necesaria la colaboración entre el sector público y el privado.

Las inversiones tienen que ser atractivas para el sector privado y, a su vez, la Administración ha de conocer las previsiones y dificultades de las empresas para su desarrollo.