Los inmuebles logísticos se han convertido en un refugio para la inversión a nivel europeo en plena crisis sanitaria, ante el papel que juegan la gestión de la cadena de suministro en un momento de profunda transformación de los hábitos de consumo.

Esta idea parece deducirse de un un encuentro digital organizado por Prologis en el que se han reunido diferentes líderes empresariales para analizarlas tendencias del sector inmologístico en el Viejo Continente.

En esta misma línea, Prologis estima que la penetración del e-commerce en Europa aumentará a un 17,5% de media para 2024, una previsión que convierte al inmologístico en el sector elegido por muchos inversores en estos momentos, en un período en el que la crisis del coronavirus está acelerando determinadas tendencias ya anunciadas años atrás.

En paralelo, los activos logísticos han demostrado una gran resiliencia, debido fundamentalmente a la necesidad de los clientes por tener un exceso de inventario para protegerse ante las posibles roturas de las cadenas de suministro, lo que presiona para disponer de ubicaciones que permitan garantizar una capacidad adicional en una tendencia que se está generalizando principalmente en los mercados asiáticos, europeos y en los Estados Unidos.

De igual manera, los fondos de pensiones están incrementando sus partidas presupuestarias en el sector inmologístico debido a las atractivas previsiones de crecimiento de rentas, mucho más interesantes que otros segmentos inmobiliarios, mientras que el tiempo, las altas tasas de ocupación contribuyen a estabilizar los flujos de caja, algo muy atractivo desde el punto de vista de la inversión.

Finalmente, nuevas tendencias consolidadas como la sostenibilidad y la calidad impulsan nuevos desarrolllos que permitan contar con entornos sostenibles más atractivos para los empleados y vecinos.