las entregas de e-commerce revolucionan los servicios de distribución

Los consumidores estarían dispuestos a pagar un poco más por un embalaje que fuera duradero.

La logística y el embalaje suponen un factor clave para el éxito o el fracaso del comercio electrónico, repercutiendo directamente en las ventas de un e-tailer, sobre todo en lo que respecta a la posible pérdida de clientes si, ya no el producto, sino el propio envase que lo guarda, llega en mal estado.

Así se ha puesto de manifiesto en el desayuno de trabajo ‘Los retos de la cadena de suministro en e-commerce: logística y embalaje’, organizado por DS Smith, que ha contado con la participación del operador Seur y la división e-tailer de Carrefour.

Durante el encuentro, desde DS Smith España han explicado las conclusiones de una encuesta sobre e-commerce realizada a nivel europeo, en la que los consumidores han afirmado que estarían dispuestos a pagar un poco más por un embalaje que fuera duradero, ya que entre un 70% y un 80% de estos tienden a reutilizar el packaging.

Por otro lado, en lo que respecta al correcto funcionamiento de la cadena de suministro y el peso del packaging en una venta e-commerce, el estudio señala que entre un 30% y un 50% de los consumidores que reciben el producto en un embalaje que está en mal estado dejaría de comprar en ese comercio especifico.

Cinco puntos clave en la logística e-commerce

Del mismo modo, es importante tomar en consideración las especificidades de la cadena de suministro en este mercado, ya que en los proyectos de e-commerce, el packaging no viaja a un punto de venta ni a una fábrica, sino que se transporta directamente a las casas de los consumidores para cumplir un importante papel en la fidelización del cliente. 

Por este motivo, los cinco puntos clave en la logística del e-commerce tienen que ver con la imagen del paquete, pues es la primera impresión que se lleva el consumidor, la recepción en perfecto estado, el coste, la operativa y el e-shopping, es decir, la experiencia de compra.

Y es que el cliente se establece como «el centro de todo» en el comercio electrónico, tendencia que continuará en el próximo 2016, ya que los dispositivos móviles son cada vez más importantes y conllevan una mayor personalización en la compra.

En este contexto, la logística se sitúa como la base para fidelizar a los clientes, ya que puede repercutir en la rentabilidad y en la viabilidad del negocio. Por ello, el partner logístico es considerado como una parte más de la cadena para las tiendas on-line.

Además, si el e-commerce de una gran empresa ya asentada en tiendas físicas se contempla con el necesario enfoque global, es evidente que estas necesitan un operador logístico con experiencia y no un mero proveedor que lleve un envío esporádico a los clientes.