El «CSCL Globe», a día de hoy el mayor buque mercante para el transporte de contenedores, ha iniciado su viaje inaugural hacia Europa desde Shanghái, el puerto sede de la naviera a la que dará servicio, la Compañía de Líneas Mercantes de Contenedores de China (CSCL).

La naviera ha encargado cinco nuevos mega-portacontenedores similares en capacidad, el primero los cuales, con 400 metros de eslora y 60 de manga, y capacidad para transportar 19.100 TEUs, ha entrado en servicio.

El buque ha sido construido por la filial armadora del conglomerado surcoreano Hyundai, y es el primero que supera los 18.000 TEUs de capacidad de los buques más grandes del mundo activos hasta hoy, los de la serie Triple E de Maersk.

Los mercantes de contenedores más habituales en el sector rondan los 10.000 TEU de capacidad, pero buques de mayor tamaño como estos permiten a las navieras ahorrar hasta un 20% en el consumo de combustible, lo que supone una mayor eficiencia medioambiental y en costes de operación.

Una nueva generación de «mega-buques»

Lo mismo sucede con los grandes barcos graneleros, por los que el año pasado el gigante siderúrgico brasileño Companhia Vale do Rio Doce encontró fuertes resistencias en China ante sus buques de la generación «Valemax», los mayores de su tipo en el mundo hasta la fecha.

Vale, el mayor exportador mundial de hierro, comenzó en 2009 a dotarse de una flota de hasta 35 buques graneleros gigantescos, con 400.000 toneladas de peso muerto, para tratar de competir en Asia, sobre todo en China, el mayor consumidor de ese metal, y competir mejor allí con el hierro australiano.

La Asociación de Navieras de China, estrechamente relacionada con la mayor naviera del país asiático, la Compañía de Transporte Oceánico de China (Cosco), presionó contra su competidora y logró que en 2012 Pekín prohibiese atracar en sus puertos a buques de más de 350.000 toneladas de peso muerto, por motivos de seguridad.

Con todo, el año pasado la Asociación del Hierro y del Acero de China (CISA) apoyó públicamente a Vale, y tras más de dos años de negociaciones, el «Shandong Da Ren», uno de los «Valemax» de la minera brasileña, fue el primero en ser autorizado a atracar en el puerto chino de Qingdao el pasado 2 de octubre.