Pese a los malos presagios que anunciaban un mal registro para el mercado europeo de semirremolques durante 2018, una serie de cambios habidos en el continente han hecho variar la tendencia de tal modo que, donde los expertos antes veían hace unos meses un retroceso de un 4%, ahora contemplan un incremento de un 1% al final del presente ejercicio.

Detrás de este cambio del pronóstico para el mercado europeo de semirremolques, se encuentra el fuerte tirón que se está viviendo en la demanda de transporte que tira a su vez de las compras de vehículos. En este sentido, la consultora británica Clear estima que, pese a que durante la primera mitad de 2018 se han producido caídas en las ventas de semis en siete de los 15 países de Europa occidental, el año terminará con cifras positivas que, sin embargo, podrían no mantenerse en 2019.

De cara al año próximo es posible que la renovación del parque de semirremolques ya haya cubierto la demanda, pese a que esta ya estaría colocada en niveles similares a los registrados antes de la crisis, y, consecuentemente, podría producirse un descenso de este mercado que rondaría el 10%, con mercados que podrían quedarse en el entorno del 2% y con países que podrían alcanzar un retroceso de un 22%.

Pese al mal vaticinio para 2019, Clear estima que tanto la demanda como la producción de semirremolques vivirá un registro histórico en el período que va de 2017 a 2021, incluso por encima del período transcurrido entre 2004 y 2008, toda vez que el análisis de la consultora británica añade 30.000 semis más a una demanda creciente vinculada principalmente a los mercados de Alemania, Dinamarca, Francia, Países Bajos y Bélgica.