Panorámica del puerto del Musel.

El puerto de Gijón estudia poder operar buques graneleros de 400.000 toneladas de desplazamiento tras la ampliación llevada a cabo en El Musel, lo que supondrían barcos con el doble de capacidad de los que ahora se descargan en la dársena.

La Autoridad Portuaria ha mandado realizar un estudio para valorar si esta iniciativa es posible ,pese a que los primeros informes que se realizaron antes de la ampliación solo garantizaban la entrada de granaleros de 230.000 toneladas, los mayores existentes entonces.  

Según informa el diario regional La Nueva España, la primera fase de este estudio incluía una simulación por ordenador que ha dado resultado positivo. Lo que pretende el puerto con este posible proyecto es ofrecer El Musel como una alternativa en Europa al puerto de Rotterdam para operar estos buques.

La Autoridad Portuaria de Gijón impulsa esta iniciativa en busca nuevos proyectos para la ampliación. Entre ellos destaca el conflicto entre el Gobierno chino y la compañía minera brasileña Vale Rio Doce que está construyendo una flota de 35 graneleros de más de 400.000 toneladas, lo que supondrá una reducción del 25% en el coste del transporte del mineral hierra.

Sin embargo, la compañía minera se enfrenta al veto del gobierno chino que alegó problemas de seguridas. Por ello, el puerto de Gijón ve la oportunidad perfecta para abrir sus puertas.