Astilleros Armón Vigo

El consejero de Industria de la Junta de Galicia, Javier Guerra, ha explicado que el Ministerio de Industria tiene bastante avanzada la propuesta de de bonificaciones fiscales para el sector naval. En unas semanas deberá contar con el visto bueno de la Unión Europea y una vez que sea así, podría entrar en vigor “a finales de abril o principios de mayo”.

El consejero recordó que el» tax lease» lleva «muchos meses suspendido y hasta el momento no hemos tenido ningún tipo de información real, más allá de comentarios«. Guerra, además, explicó que la propuesta realizada “está en el camino” de la que en su día remitió al Ministerio de Industria la Junta de Galicia “y que está basada en el modelo francés”.

En los próximos días tendrá lugar una reunión entre equipos técnicos españoles y de la Comisión de la Competencia de la Unión Europea para aclarar determinados aspectos del documento. De esta manera, la Comisión Europea debería dar su visto bueno en la segunda mitad del mes.

Una vez que cuente con la aprobación de la Comisión se notificará al comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, el nuevo régimen de ayudas, incluyendo los cambios normativos necesarios en la legislación española.

Una vez se hayan finalizado todas las formalidades, los astilleros podrían empezar a utilizar el nuevo tax lease a finales de abril o principios de mayo.

El consejero se mostró satisfecho con esta nueva situación ya que “hace unos meses no conocíamos las propuestas, ni siquiera sabíamos si las había. El anterior Gobierno nos ha tomado el pelo, no había hecho nada para solucionar el problema mientras que astilleros de otros países europeos aprovechaban la situación para contratar barcos«.

Alegaciones contra el anterior sistema

En relación con el expediente abierto contra el anterior sistema de bonificaciones, Guerra indicó que se están recibiendo alegaciones de la Comisión Europea, a las que tendrá que responder el Gobierno español. El consejero reafirmó la importancia de esta fase para la que ya están “preparados desde el punto de vista técnico”. Una vez que se haya respondido a las alegaciones será la Comisión la que tome la decisión definitiva.

Guerra aseguró que si los astilleros tienen que devolver “las bonificaciones fiscales por los barcos que se encontraban en construcción cuando se paralizó el tax lease”, significaría la liquidación del sector naval gallego.