El nuevo Citroën ë-Jumpy, completamente eléctrico, está disponible con dos niveles de autonomía, suficientes para cubrir los trayectos diarios de los usuarios.

Las versiones con batería de 50 kWh ofrecen una autonomía de 230 km, mientras que la batería de 75 kWh permite cubrir rutas de hasta 330 km, todo ello según el protocolo WLTP. En ambos casos, la potencia es de 136 CV y el par motor de 260 Nm.

Se comercializa, además, con las mismas longitudes y volúmenes de carga que la gama diésel y gasolina. La talla XS, con una longitud de 4,60 m y un volumen de 5,1 m³, está pensada para un fácil acceso a las ciudades, y una mayor maniobrabilidad en calles estrellas y aparcamientos.

En esta línea, también incorpora la ayuda al estacionamiento delantero y trasero Top Rear Vision, así como retrovisores abatibles. Por su parte, la talla M cuenta con una longitud de 4,95 m y la XL mide 5,30 m de largo y dispone de un espacio de carga de 6,6 m³.

En cuanto a su altura, de 1,90 m, permite acceder incluso a los aparcamientos subterráneos. El vehículo dispone también de tres modos de conducción, empezando por el normal, que asegura un equilibrio perfecto entre autonomía, confort y rendimiento.

Citroen e-Jumpy en almacen

Se comercializa con las mismas longitudes y volúmenes de carga que la gama diésel y gasolina.

Si se necesita apurar la autonomía, el modo Eco optimiza el consumo de energía para llegar más lejos. Por último, cuando va demasiado cargado, el modo Power permite disfrutar de las mismas prestaciones que con el furgón vacío.

En lo que respecta a la suspensión, dispone de muelles de rigidez variable y el sistema de Amortiguación Variable Dependiente de la Carga, así como un tren delantero reforzado Pseudo McPherson, con barra estabilizadora, y un tren trasero de tipo triángulo oblicuo, que soporta una carga útil de hasta 1.275 Kg.

Ayuda a la conducción y seguridad

Por otra parte, el ë-Jumpy lleva la visión del programa Citroën Advanced Comfort al mundo de los vehículos comerciales, con hasta 15 funciones de ayuda a la conducción que aseguran una experiencia cómoda al volante.

Según las versiones, incorpora puertas deslizantes manos libres para abrir o cerrar el espacio de carga sin contacto. También destaca la pantalla virtual en el parabrisas para que el conductor pueda mantener sus ojos en la carretera en todo momento mientras recibe datos clave para la conducción.

El equipamiento de seguridad incluye acceso y arranque manos libres, el sistema de frenado automático, ayuda para el arranque en pendiente, alertas de atención del conductor, cambio involuntario de carril y riesgo de colisión, encendido automático de las luces de carretera, reconocimiento de las señales de carretera y sistema de vigilancia del ángulo muerto.