Barcelona prohibirá la circulación de las furgonetas matriculadas antes de 1994

Cataluña gravará las emisiones de las furgonetas.

El nuevo impuesto sobre emisiones de dióxido de carbono de vehículos que recoge el texto de la Ley 16/2017 del cambio climático, aprobada por el Parlamento de Cataluña el pasado día 27 de julio, ha sido criticada por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción, Faconauto.

En concreto, desde la patronal de los concesionarios aseguran que el nuevo tributo no conseguirá los objetivos que persigue la Ley, «ya que penaliza la posesión del coche, y no el uso, perjudicando especialmente a los catalanes que tengan coches más antiguos»Además, aseguran que crean otras desigualdades, ya que los conductores de Cataluña pagarán más que el resto de españoles por la posesión de su vehículo.

Aunque desde Faconauto se refieren a los automóviles, cabe recordar que el impuesto también grava a los comerciales ligeros de la categoría N1, es decir, vehículos destinados al transporte de mercancías con una masa máxima admisible no superior o igual a 3,5 toneladas.

Sin incentivos

Desde la patronal critican que la nueva medida recaudatoria no se haya visto acompañada de presupuesto para poner en marcha un plan intensivo de renovación del parque en Cataluña ni para incentivar la adquisición de vehículos movidos con energías alternativas.

Por otro lado, también lamentan que no se haya tenido en cuenta al sector en la elaboración de la Ley, y espera que sí se cuente con las patronales del automóvil a la hora de desarrollar el reglamento de la Ley en este punto.