Jornada Madcargo sobre Plan Nacional de Seguridad Aérea

Alfonso Fuertes, presidente de MadCargo, durante la presentación de la jornada sobre el PNS.

Inquietud en el sector de la carga aérea madrileña por la drástica reducción de “Expedidores Conocidos” y  “Agentes Acreditados” que a partir del 29 de abril y del 31 de marzo, respectivamente, se va a producir con la actualización de la base de datos de Agentes y Expedidores de carga aérea de la Unión Europea que en España está gestionada por la Agencia España de Seguridad Aérea (AESA).

Así se ha podido comprobar este lunes durante la jornada “El Nuevo Plan de Seguridad y su aplicación para la carga áerea” que ha organizado el Foro Madrid Carga Aérea (Madcargo) donde se ha analizado la vigente legislación en seguridad aérea que entró en vigor el pasado mes de julio desde una triple perspectiva, del operador de carga, de la aerolínea y de la Administración.

Según ha señalado el jefe de División de Seguridad y Facilitación de la Aviación Civil de AESA, José María Peral, todas las entidades encargadas de manejar y asegurar carga aérea deberán disponer del reconocimiento como “agente acreditado” a partir del próximo 31 de marzo. Por su parte, las entidades generadoras de carga aérea que quieran asegurar sus envíos en origen deben reconocerse como “expedidores conocidos” hasta el 29 de abril.

Este hecho puede provocar, a priori, una disminución notable en la relación entre carga segura y no segura que se maneja en los aeropuertos españoles. Otras consecuencias de esta situación será que a partir de esas fechas, la manipulación previa al embarque va a aumentar penalizando los tiempos y, además, los costes totales del transporte aéreo van a incrementarse  “en un momento delicado”, en opinión de Alberto Cuesta Rodríguez, de Iberia.

Fuerte reducción

De hecho, hay que tener en cuenta que en 2012 se contabilizó en la base de datos de AESA un total de 554 «agentes acreditados» de carga aérea mientras que a día de hoy la cifra ha bajado hasta 286. En el segmento de «expedidores conocidos2, el pasado año figuraban un total de 8.098 compañías con esta acreditación, mientras que en estos momentos la cifra ha pasado a 139.

Esto supone que muchos expedidores de mercancías han decidido pasar la responsabilidad y los requisitos de la seguridad de sus cargas aéreas a sus agentes y operadores, con todo el sobre coste que esto supondrá.

No obstante, el responsable de AESA ha matizado que los 139 expedidores conocidos que figuran actualmente en la base de datos pueden representar aproximadamente el 80% de toda la carga aérea que se mueve en España, y en la lista se incluye los principales cargadores españoles.

Formación en el PNS

La jornada de MadCargo también ha abordado otros aspectos destacados del Plan Nacional de Seguridad, como es el de la formación del personal implicado en la actividad aeroportuaria y que implica tener los conocimientos necesarios de acuerdo a sus funciones.

Para Patricio Martínez, responsable de carga aérea de DHL, la formación exigida ha llegado a un punto de detalle muy “positiva” pero en ocasiones plantea problemas para las compañías a la hora de aplicarla. Esta formación esta dirigida a la Guardia Civil, a las empresas de seguridad privada encargadas de las instalaciones de los agentes acreditados, y a los auditores de seguridad de la aviación civil.

En este sentido, cree que la AESA no ha tenido en cuenta los recursos económicos necesarios para aplicar el plan de formación que para la compañía encarece su operatividad.

Otros handicaps que el responsable de DHL encuentra en el PNS es el régimen sancionador que impone, con multas muy altas a partir de un mínimo de 4.500 euros, o que  las empresas de seguridad privada no cuentan con la agilidad para aplicar la normativa “por lo que son muchas veces los operadores los que tenemos que reclamar su aplicación con los recursos que eso supone muchas veces” señala el responsable dd DHL.

Por ello, ha reclamado que sea la Administración la que imponga las necesidades y requerimientos necesarios a esas empresas de seguridad para que no suponga más recursos para el operador.

En este sentido, el jefe de la división de seguridad de AESA ha destacado que 2012 ha sido el primer año en que la agencia pública ha inspeccionado a las compañías de seguridad privada encargadas de la seguridad para controlar la formación de sus empleados y “este año continuaremos con más inspecciones en empresas de tamaño medio de este sector”.

Alberto Cuesta, en representación de lberia, también ha demandado a la administración mayor agilidad para la implantación de la documentación comercial electrónica en la carga aérea por canales seguros, una cuestión cuya implantación que está siendo más lenta de lo esperado o el desarrollo de la inspección canina.

Además, ha alertado que la base de datos de Expedidores y Agentes regulados con terceros países también podría sufrir retrasos, en torno a 2016, y “a la vista de lo que está sucediendo en España y las dificultades políticas y de competencia no se espera que mejore la relación de carga segura y no segura en los aeropuertos”.  Para justificar este retraso, el responsable de AESA ha matizado que el organismo español en este momento no puede asumir la inspección de los almacenes de estos agentes de carga aérea en terceros países, “es inasumible” ha asegurado.