Instalaciones de Aena en el aeropuerto madrileño de Barajas

La entidad aspira a seguir captando oportunidades en el mercado internacional.

Aena ha presentado su Plan Estratégico para los años 2018-2021, con el objetivo de consolidar el fuerte crecimiento de la compañía e impulsar nuevas líneas de negocio. Se articula en torno a nueve líneas de acción centradas tanto en su actividad aeronáutica como en la diversificación y búsqueda de nuevas oportunidades.

En primer lugar, está previsto ejecutar todas las inversiones recogidas en el Documento de Regulación Aeroportuaria 2017-2021, que suman 2.185 millones de euros, y planificar la ampliación y remodelación de los aeropuertos de Barajas y El Prat, lo que supondrá un total de 2.800 millones.

También se ha establecido un protocolo para hacer el seguimiento de áreas críticas y verificar la satisfacción de los usuarios. Asimismo, seguirá trabajándose en el desarrollo de soluciones tecnológicas y la optimización de los procesos para maximizar la capacidad y reducir los costes.

Otro de los asuntos en los que se centrará el gestor aeroportuario será la minimización de su huella ambiental, a través de proyectos de eficiencia energética y energías renovables. Del mismo modo, rediseñará su oferta comercial para aumentar sus ingresos y desarrollará una plataforma digital para potenciarla.

Aprovechamiento del suelo

En otro orden de cosas, está previsto el aprovechamiento de los suelos disponibles, especialmente en Madrid y Barcelona. Ya ha comenzado a ejecutarse un modelo de desarrollo adaptado a cada uno de estos aeropuertos, que identifica zonas de actividad logística y aeronáutica, así como nuevas áreas con actividad hotelera, comercial, de oficinas y negocios.

El Plan Inmobiliario del Aeropuerto de Barajas abarca 920 hectaréas, con 2,7 millones de m² edificables y una inversión de 3.000 millones de euros. En cuanto a El Prat,  contempla 328 hectáreas, con 1,5 millones de m² edificables y una inversión prevista cercana a los 1.300 millones.

Por otra parte, la entidad aspira a seguir captando oportunidades en el mercado internacional, para lo que trabajará en la consolidación de los activos ya operados y adquirirá otros en zonas como Latinoamérica o Europa.

El plan mantiene la disciplina en costes, contribuyendo a preservar unas tarifas competitivas y la política de retribución de los accionistas hasta 2020. En cuanto a la gestión, se plantea la necesidad de disponer de recursos para acometer los retos futuros, apoyando la transformación digital, la retención de talento y la formación.