Más fluidez en el tráfico de mercancías de países no comunitarios, menos tiempos de espera y un significativo ahorro de costes son las ventajas del nuevo procedimiento aduanero que va a simplificar y flexibilizar los trámites aduaneros.

Con este nuevo procedimiento, presentado por la Agencia Tributaria, los contenedores de mercancías no comunitarias que lleguen a un puerto de España pueden ser trasladados en ferrocarril a una terminal interior con un tránsito sin coste de garantía para los operadores y con disminución de las formalidades aduaneras. Los controles y trámites aduaneros se realizarán en la terminal interior, propiciando la salida rápida de las mercancía del puerto hacia el punto interior de destino. 

En este procedimiento, el ferrocarril va a ser un “factor clave” para incrementar la competitividad de las exportaciones e importaciones y el “atractivo” de España como plataforma europea y mediterránea de distribución de cargas, contribuyendo a mejorar el servicio de transporte, a reducir los riesgos de accidentalidad e impacto ambiental y a minorar los costes. 

Con la implantación de este nuevo procedimiento es previsible un auento de este tráfico de mercancías por ferrocarril desde el puerto de Barcelona a las terminales interiores: Terminal Marítima de Zaragoza y Terminal de Adif en PlaZa.