El día 2 de enero de 2020, entrará en vigor el nuevo Reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas, salvo para las nuevas que utilicen refrigerantes A2L, en cuyo caso las prescripciones empezarán a aplicarse el día 25 de octubre de 2019.

El objetivo es adaptar la regulación existente en torno a la seguridad de estas instalaciones a la nueva clasificación de refrigerantes que se aplica en el ámbito europeo, tal y como señalan desde Tüv Süd España.

Esto permitirá utilizar los de bajo potencial de calentamiento atmosférico y ligera inflamabilidad en aparatos de aire acondicionado y regular instalaciones no registradas en las Comunidades Autónomas, que dispondrán de tres años para inscribirse.

También se introducirán dos nuevas instrucciones técnicas para profesionales frigoristas, que deberán certificar sus competencias básicas, y para las instalaciones térmicas situadas en edificios con circuitos compactos, que utilizan refrigerantes de los grupos L2 y L3.

Además, las instalaciones de Nivel 1 que utilizan gases refrigerantes de efecto invernadero con una carga igual o superior a 50 toneladas de CO2 serán objeto de inspección periódica. Todos estos cambios son consecuencia directa de la evolución tecnológica del sector y garantizarán una inspección más completa desde el punto de vista de la seguridad industrial, así como un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.