El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Francisco Martín, ha visitado las obras del silo vertical de automóviles, cuya primera fase podría entrar en servicio a finales de 2021 y la segunda a finales del verano de 2022.

De momento, la primera fase se encuentra ejecutada en un 60% del presupuesto, un 100% de la cimentación, un 55% de la estructura y un 80% del firme.

Esta construcción, que acogerá 6.930 plazas de aparcamiento en sus 70.000 m², está ubicada en el Espigón Central de Raos y servirá para dar respuesta a los problemas de crecimiento del puerto, atendiendo al compromiso adquirido de no efectuar nuevos rellenos para preservar la bahía.

Solamente queda, por tanto, crecer hacia arriba, como en el caso del silo, o hacia La Pasiega, mientras se espera que Cantabria se incorpore al Corredor Atlántico a través de la Y vasca. El silo, en cualquier caso, ofrece la posibilidad de construir tres plantas más en el futuro, según la evolución del tráfico de automóviles y mercancía general en semirremolques.

Los trabajos tienen una duración prevista de 18 meses, y están siendo ejecutados por la UTE compuesta por Industrias Metálicas Anro – Api Movilidad y Arruti Santander, por un importe de 15.960.083,64 euros más IVA.

Nuevas inversiones

Con esta obra se inicia una etapa de inversión intensa en el puerto, que superará los 100 millones de euros durante el próximo año y medio, incluyendo obras como los muelles de Maliaño, la terminal de contenedores, la terminal de fertilizantes, la demolición de los tinglados de Antonio López, Raos 9 o Raos 6 .

Al mismo tiempo, asegura la consolidación de un tráfico estratégico para la instalación, cuya terminal de automóviles ha ido creciendo de manera sostenible durante los últimos 20 años hasta llegar a los más de ocho millones de vehículos.

Actualmente, ofrece un kilómetro de línea de atraque dividido en tres muelles con tres rampas ro-ro, dos de ellas de alta capacidad, con más de 600.000 m² dedicados al tránsito y almacenaje de automóviles y dos centros de pre-entrega, así como una terminal ferroviaria con cuatro vías con capacidad para trenes de más de 600 metros.