El nuevo Opel Vivaro-e, primer vehículo comercial completamente eléctrico de la marca, ha llegado al mercado exactamente 20 años después de la presentación de la primera serie del modelo, que tuvo lugar en el Salón de Frankfurt en el año 2000.

En este tiempo, el vehículo se ha consolidado como uno de los más adecuados para el transporte de carga o de personas gracias a una amplia oferta de carrocerías, de distancias entre ejes y de alturas.

La primera generación, lanzada en 2001 en sustitución del modelo Arena, destacaba por su diseño, con un realce sobre el techo de la cabina, por su comportamiento en carretera y por su maniobrabilidad, pero también por el bajo consumo de sus mecánicas de inyección directa, por su funcionalidad y por su reducido coste de uso.

Además, disponía de una carga útil de hasta 1.200 kg y una capacidad de carga de hasta 6 m³, así como una gran facilidad de reparación y mantenimiento. En enero de 2002, recibió el premi0 ‘International Van of the Year‘, que se sumaba al ‘Van of the Year 2002′ que recibió en Dinamarca e Irlanda, al de ‘Mejor Furgón Nuevo‘ en Gran Bretaña y el ‘Gold Award’ como ‘Mejor furgón pequeño‘.

Segunda y tercera generación 

La segunda generación, que se lanzó al mercado en agosto de 2014, se caracterizaba por un cambio en el diseño que eliminaba el realce sobre el techo y ofrecía unas formas más lineales, con unos faros más atractivos y la elevación del espacio de carga dibujando una especie de joroba para cargas altas.

Estaba disponible en cuatro variantes, con un mismo bloque motor turbodiésel Common Rail de 1.598 cc, las dos primeras con un único turbo y potencias de 90 y 116 CV, y dos variantes 1.6 CDTI Biturbo que ofrecían potencias de 120 y 140 CV.

La tercera generación llegó en la primavera de 2019, sobre la base de la plataforma EMP2 de PSA. Al principio, se ofreció con cinco motores diferentes, todos turbodiésel Common Rail desarrollados sobre dos bloques: uno de 1,5 litros en dos versiones de 102 y 120 CV, y otro de dos litros, con versiones de 122, 150 y 177 CV.

Está disponible con carrocería furgón, doble cabina y transporte de personas en tres longitudes distintas. La producción se realiza en la planta de Luton, en Gran Bretaña, y en la rusa de Kaluga, aunque en ese caso solo para el mercado local.