La transformación digital impulsa importantes ganancias de competitividad, así como ahorros de costes en aquellos sectores en los que se viene impulsando desde hace un años.

En el caso del sector retail, se está viviendo una enorme presión en los márgenes hoy en día que puede compensarse a través de programas de automatización integrales que, sin embargo, implican fuertes inversiones en infraestructura y tecnología.

Frente a este reto, por otro lado, también cabe la automatización mediante teléfonos inteligentes, gracias al uso de herramientas de visión artificial y realidad aumentada, que pueden abaratar costes, al tiempo que permiten beneficiarse el proceso de transformación digital.

Los Smartphones con visión artificial que pueden escanear códigos de barras, verificar precios y fechas de caducidad mediante OCR, así como reconocer productos a través del reconocimiento de imágenes y utilizar capas de realidad aumentada, funcionalidades que permiten ir automatizando actividades a lo largo de toda la cadena de suministro y mejorando las capacidades de los trabajadores del sector.

De igual modo, como apunta Scandit, este tipo de tecnologías evita que los minoristas tengan que prescindir de su infraestructura o interrumpir sus operaciones para instalar cámaras, balanzas, estanterías electrónicas, robots, etc. en sus instalaciones.

Dispositivos móviles y apps

En su lugar, pueden proporcionar a sus trabajadores dispositivos móviles y aplicaciones para interactuar con los códigos de barras de los productos y acceder a la información en tiempo real, como por ejemplo los niveles de stock, las fechas de entrega o la verificación de precios almacenada en el sistema ERP o en otras fuentes de datos.

Todo esto permite a los trabajadores poder hacer inventarios de forma rápida, optimizar estanterías o aconsejar a los clientes, entre otras muchas tareas, al tiempo que brinda múltiples oportunidades para rediseñar los procesos y mejorar la eficiencia de la cadena de suministro de manera gradual y sin interrumpir operaciones.

Adicionalmente, los avances de la tecnología móvil y de las soluciones basadas en software evitan la necesidad de modernizar las infraestructuras con fuertes inversiones de capital y proporcionan la oportunidad de pasar a soluciones de software basadas en gastos operativos, que generan ahorros importantes en costes de equipo, mantenimiento y soporte, al tiempo que reducen los riesgos empresariales.