El packaging en el e-commerce en relacion con el transporte por carretera

El papel del ‘Retail Ready Packaging’ entro de la experiencia de compra perfecta ha adquirido una importancia considerable.

En un momento como el actual, de recuperación de las ventas a niveles precrísis en el sector del retail, se ha demostrado que el ‘packaging’ ayuda a afrontar los retos presentes en la industria de gran consumo en el punto de venta, mediante formatos del tipo  “Retail Ready Packaging” (RRP).

En este contexto, DS Smith ha explicado recientemente, en el marco del tercer desayuno organizado recientemente en Madrid, cómo el nuevo canal desarrollado por sus expertos en diseño, ‘R-flute’ contribuye a un mejor desempeño de este tipo de embalajes, al ser un canal situado entre el canal B y el E ofrece grandes avances y ventajas que redundan en una mayor optimización del embalaje.

El ‘R-flute’ es un cartón con un 30% más de ondas por centímetro cuadrado y un 20% menos de grosor que los anteriores modelos, lo que permite que el embalaje resulte más cuadrado.

Adicionalmente, supone una mejora cualitativa en la facilidad de impresión en la superficie de las cajas; esta característica es fundamental para cuidar la consistencia en la imagen de la marca y evitar distorsiones en la percepción de la misma por parte del comprador.

El papel del RRP dentro de la experiencia de compra perfecta ha adquirido una importancia considerable puesto que influye en el cliente a la hora de elegir un producto u otro. La modernización de los canales de compra ha hecho que el ‘packaging’ tenga que evolucionar y satisfacer las exigencias cada vez mayores de los compradores, además de tener que adaptarse y convivir con el mundo online.

Con un RRP adecuado se fomenta la interacción del consumidor con la marca, lo que es imprescindible, porque si el cliente no encuentra lo que busca, sustituirá a esta primera marca por una segunda y esto mermará la fidelidad del consumidor por esta primera marca.

También es importante cubrir las necesidades del consumidor para lo que hay que atender a tres bloques principales: primero, la compra ha de ser posible, es decir, el producto ha de estar disponible y debe reponerse de tal forma que se aproveche al máximo el espacio.

Segundo, la compra ha de ser fácil; los productos han de estar ordenados adecuadamente en estanterías y por categorías. Tercero, la compra tiene que satisfacer al cliente.

El nuevo canal R protege mejor el producto, lo que queda demostrado al haber un 7% menos de roturas, pero no sustituirá al canal B, porque se utilizará, por ejemplo, para la producción de bandejas, paquetes de tamaño reducido o embalajes listos para su exposición en tienda.