La Comisión de Economía, Hacienda, Industria y Empleo del Parlamento de Navarra ha aprobado el dictamen en relación con el proyecto de ley foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias en el que la Cámara ha aprobado suprimir el céntimo sanitario.

Además, la Cámara navarra ha dado luz verde a que se mantenga la tributación por módulos.

Como ya había informado cadenadesuministro.es en relación con las propuestas contenidas en el proyecto de Ley de Presupuestos de 2014 se contemplaba mantener el régimen de tributación de módulos para los transportistas autónomos navarros en las mismas magnitudes de las actualmente establecidas.

Entre las novedades recogidas en el dictamen, se encuentran la supresión de los tipos de gravamen autonómicos del impuesto sobre hidrocarburos, conocido como céntimo sanitario, cuya entrada en vigor estaba prevista para el 1 de enero de 2014.

En cuanto a este impuesto, todas las formaciones, con la excepción de Aralar-NaBai, que se ha abstenido, han coincidido en el escaso rendimiento de esta figura, dada la «significativa disminución» detectada en el consumo de carburantes, motivo por el que han procedido a retirarla.

Se estima que en el tiempo en que ha estado en vigor la medida, se han dejado de recaudar más de 15 millones de euros, como consecuencia de la bajada de las ventas de carburantes en más de un 7% en el primer año de vigencia del impuesto, cifra que está muy lejos de los 8 millones de euros adicionales que estimaban ingresar por dicho impuesto.

Asimismo, destaca en el dictamen el mantenimiento de la tributación por módulos que rige actualmente para algunos tipos de autónomos, fundamentalmente transportistas, comercio minorista y agricultores, a quienes se proyectaba aplicar el régimen de estimación objetiva del IRPF y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido.

La conservación de la tributación por módulos responde a un informe de la Hacienda Tributaria elaborado a instancias del Parlamento, en el que se aconseja derogar la citada reforma, incluida en la Ley Foral 14/2013 de medidas contra el fraude fiscal con efectos desde el próximo 1 de enero. Sólo los no adscritos han votado en contra, el resto a favor.