El Ministerio de Trabajo ha llevado a cabo un análisis de diversos perfiles profesionales y de las competencias que requieren las empresas para cubrir sus puestos de trabajo.

Entre estos puestos se encuentra el de conductor de camión, una categoría profesional que, según el análisis, ha visto cómo el pasado 2019 se interrumpía la tendencia al alza en la cntratación que se habían mantenido desde 2013.

Así pues, el informe oficial dibuja un perfil en el que la mitad de los contratos que se ofertan son temporales y en el que solo una quinta parte de las ofertas con contratos temporales oferta la posibilidad de continuar en el puesto de trabajo.

De igual manera, el 54% de las ofertas de trabajo para conductores de camión mencionan el salario ofertado, de tal modo que de este porcentaje, el 52% se sitúa entre una y dos veces el salario mínimo interprofesional, mientras que un 18 % propone una remuneración según convenio.

Competencias específicas de las ofertas de trabajo para conductores

Adicionalmente, entre las competencias especificas para la mayor parte de las ofertas de conductor para el transporte de mercancías es frecuente que lleven asociado el reparto, la carga y descarga, lo que supone en algunas casos el manejo de carretilla elevadora.

En relación con los candidatos, el análisis de Trabajo refleja que se suele recalcar la disponibilidad del candidato para el transporte internacional, así como la actitud ante el trabajo, por lo que se insiste en capacidades personales como responsabilidad, adaptabilidad, aprendizaje continuo, comunicación, orientación al cliente y al logro de resultados.

En este mismo sentido, las empresas requieren personas comprometidas y responsables con la imagen de la marca, con buena presencia y puntualidad.

Además, valores como la polivalencia, flexibilidad, iniciativa y dinamismo vienen a completar el perfil requerido de los candidatos para una ocupación que presenta buenas perspectivas de empleo, a corto y medio plazo.

Sin embargo, el informe también destaca que no suele solicitarse una titulación o estudios determinados para estos empleos, aunque, en cambio, suele requerirse experiencia previa de manera expresa en el 70% de las ofertas, principalmente con entre uno y dos años de experiencia.