A pesar del desastre que está suponiendo la crisis por el coronavirus, que en España ya se ha llevado por delante la vida de más de 25.000 personas, al Gobierno de España, y más en concreto al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, le sobra tiempo para insistir con su hoja de ruta, para lo cual ha abierto a información pública el borrador del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030.

Este trámite permitirá incluir peticiones ciudadanas ‘participativas’ al proyecto del Gobierno.

Esta iniciativa incluye 81 líneas de acción en 18 ámbitos de trabajo, con 27 indicadores de cumplimiento para acometer una estrategia que obligará a modificar la legislación española en distintos ámbitos y establece un marco temporal 2021-2030.

Así mismo, el Plan define 38 recomendaciones en 18 ámbitos de actuación, como la salud, el agua, el turismo, las costas, las ciudades y el urbanismo, la biodiversidad y el ámbito forestal, así como agricultura o la pesca, la movilidad, el turismo, las aseguradoras, la industria, la educación o la paz y la seguridad.

El ejecutivo prevé que, una vez aprobado, las acciones se concreten con políticas sectoriales y se integren en la normativa que regula cada actividad.

En cuanto a las infraestructuras, el borrador plantea revisar los protocolos de prevención, mantenimiento y vigilancia de las infraestructuras de transporte considerando los riesgos del cambio climático.

El Ejecutivo planea, además de fondos públicos, la participación de financiación privada, para lo que rediseñará el marco fiscal, con el fin de facilitar la participación de empresas, tanto públicas como privadas.