matriculaciones vehiculos comerciales abril

En el mes de abril las matriculaciones de vehículos comerciales han registrado un aumento del 11,5% tras 18 meses consecutivos de caída. En total se han registrado 7.012 unidades frente a las 6.286 del año anterior. La subida ha afectado a todos los segmentos, especialmente a los derivados de turismo (13,5%) y a los furgones (9,6%).  

A pesar de este notable crecimiento, en el acumulado del año el resultado sigue siendo negativo con un descenso del 11,8% y con 24.742 vehículos matriculados, más de 3.000 menos que en 2012. Todos los sectores registran resultados negativos excepto las furgonetas que crecen 155,3%. Los furgones experimentan la mayor caída con un 15,7% seguido de las pick-up con un descenso del 14,1%.

Según informa Aniacam, este crecimiento se debe al impulso del Plan PIMA-AIRE que ha impulsado las reservas de vehículos. En concreto, en abril causaron baja definitiva más de 9.300 vehículos de más de siete años de antigüedad y el numero total de solicitudes, adheridas al plan de incentivos, fue superior a 2.400.

El 96% de las reservas corresponden a la compra de vehículos nuevos y el resto a vehículos usados con menos de un año de antigüedad. Una contribución neta al rejuvenecimiento del parque circulante que permite la retirada de los vehículos más contaminantes.

A pesar de que abril fue un buen mes, la evolución en los cuatro primeros meses del año ha seguido una tendencia negativa, por lo que Aniacam sugiere que es «fundamental el crédito a las empresas para evitar que sigan cerrando y aumentando el paro«. En este sentido, los planes de incentivación de la compra, parece que al menos retiran del parque los vehículos más peligrosos y contaminantes, aunque solo se cambia cuando no queda más remedio para además aprovechar las ayudas. «El resto sigue tirando de la antigüedad de su vehículo y sin confianza todavía no cambian» lamenta la asociación.

El mercado de vehículos comerciales, a pesar del signo positivo recibido en Abril, arrastra más de un lustro de contracción de la demanda y serán necesarias medidas complementarias. Especialmente de reactivación de la economía general para crear empleo, fomentar el  consumo y la demanda de capacidad de transporte para entrar en un ritmo de crecimiento.