El Partido Popular ha registrado en el Congreso una proposición no de ley, en la que se insta al Gobierno para que analice «pormenorizadamente» las necesidades del sector del transporte de madera por carretera y que modifique la normativa vigente para beneficiar a este colectivo, aunque siempre garantizando la seguridad vial.

En la iniciativa, que será debatida en la Comisión parlamentaria de Agricultura, los ‘populares’ recuerdan el «elevado peso económico» que el sector industrial vinculado a la madera tiene en España, así como sus efectos beneficiosos en la protección, sostenibilidad y gestión de los montes, especialmente de las masas forestales.

Sin embargo, la topografía y la orografía del territorio nacional encarece la producción de este sector, fundamentalmente por las dificultades para mecanizar las labores de corte y extracción, por lo que es necesario «buscar los elementos en la cadena» industrial donde se puedan rebajar costes y, así, conjurar la «desventaja competitiva estructural» existente.

Margen para actuar sobre el transporte

Hasta 15 millones de metros cúbicos de madera se transportan anualmente por carretera, lo que lleva al PP a centrar su atención en esta fase de la cadena, para abaratar el proceso de transformación.

Además, el incremento del combustible en los últimos años ha impactado de forma significativa sobre la industria maderera. Por eso, «combinando las medidas que facilitan el transporte de madera con la potenciación del uso alternativo de la masa forestal como fuente de energía se puede mejorar sustancialmente la competitividad del sector«.

La propuesta para el Ejecutivo, es la de realizar un «análisis pormenorizado sobre las necesidades nacionales de transporte por carretera» de la madera, con la vista puesta en modificar el Reglamento General de Vehículos en lo que se refiere a pesos y dimensiones, «garantizando en todo caso la seguridad vial con criterios de eficiencia y buscando el equilibrio entre los intereses de la industria y los cargadores y los del sector del transporte«.

En su proposición no de ley, el PP recuerda que la directiva comunitaria correspondiente establece para determinados vehículos de transporte por carretera las dimensiones y pesos máximos autorizados en el tráfico internacional, pero deja a los gobiernos la posibilidad de establecer sus propios límites para viajes domésticos.

Sin embargo, la normativa española fija en 40 toneladas y 18,75 metros la tara y longitud máximas, en línea con la normativa comunitaria, por lo que «España no ha aplicado ninguna de las excepciones recogidas en la legislación europea para los viajes domésticos«, lo que «da margen de incremento» en estos valores sin que «suponga un perjuicio para las carreteras«.

También se recogen en su iniciativa argumentos de tipo medioambiental, señalando por ejemplo una mayor capacidad de transporte de los camiones permitiría reducir la congestión de las carreteras y, por ende, de las emisiones y el consumo de carburantes.

En mayo de 2013, el diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, ya registró dos iniciativas parlamentarias pidiendo ampliar hasta 25,5 metros la longitud y hasta 60 toneladas la tara máxima de los camiones que transportan tanto madera en rollo como madera en general para incrementar la competitividad del sector.

Ante esta iniciativa, la respuesta desde la CETM fué la de rechazar la medida alegando que el transporte de mercancías necesita un marco normativo que garantice la unidad de mercado, por lo que de este modo, “se evitan las distorsiones de competencia que generan la aplicación arbitraria de las normas en base a criterios tan dispares como la clase de mercancía transportada o la Comunidad Autónoma en la que se realice el transporte”.